Juanjo Conti: Cartones: 1 x día

   Publicado:

Hace 7 días empezamos junto a Flor Soler un proyecto, una página de Facebook. Cartones: 1 x día. Consiste en escribir y dibujar todos los días algo (durante un mes). El resultado tal vez sea un libro de La susodicha.

Algunos de los dibujos de esta primera semana:

Día 1

Día 1

Día 4

Día 4

Día 6

Día 6

Manuel Kaufmann (Humitos): Tucumán

   Publicado:
"... controlé todo y salí para Tucumán..."

Sin un destino claro ni saber dónde iba a pasar la noche, pero con la tranquilidad de estar viajando un Viernes y tener el fin de semana para organizarme, buscar un hostel con una conexión Wifi (che, ¿tan difícil es que funcione? No pido mucho más, solo que ande) y hacerme una idea de cómo iba a ser mi semana laboral ahí. Si tenía tiempo, incluso podía barajar opciones...

Partí de Santiago del Estero, con muchas cosas en la cabeza que fui procesando durante todo el viaje. Me di cuenta que subirme al auto y salir a la ruta me pone la mente en blanco y me ayuda a pensar en frío muchas de las situaciones o sensaciones que he estado viviendo. Eso, me hace tomar mejores decisiones para la próxima y también siento que crezco un poquito, de algún modo.

Así, con todo este mambo en la cabeza, pensando qué había vivido y qué era lo que podía llegar a venir, aparece el peaje. "Hola, ¿qué tal? ¿Cuánto sale?" -pregunto y me quedo tildado... Inmediantamente, mi cabeza empieza a recordar que en el día de hoy (Viernes) no había salido de la casa, simplemente había estado trabajando ahí. También recuerda sobre la noche anterior: "¿En qué momento saqué la billetera? ¿Cuánta plata me quedaba?". "No! Jodeme! Me gasté los últimos $50 que tenía en 2 cervezas y no tengo nada, pero nada de efectivo. Ya fue, le digo eso..."

"Estem... Mirá, me acabo de dar cuenta de que no tengo nada, pero nada, de efectivo. ¿Qué puedo hacer?" -pregunto.

"¿Nada, nada? Y... ¿cuándo volvés?"

"Ni idea, no tengo en mente cuándo voy a volver"

"Bueno, fijate si me podés dejar algo y cuando vuelvas pagás y te lo devolvemos"

"Mmm... OK. Pero no te puedo dejar un documento o similar, porque lo necesito. Dejame pasar, me estaciono ahí adelante y me fijo".

"¿Qué carajo le dejo?" -pensaba yo. "¿Me estará pidiendo algo como 'un paquete de yerba' o querrá que le deje 'ropa' o qué mierda querrá?"

Me hago más adelante, estaciono, busco 'algo' dentro de todas las cosas que tenía en el auto, me fijo si tenía algo de plata en algún sucucho que por ahí guardo por cualquier cosa, o que te va quedando de algún vuelto o de otro peaje, o vaya uno a saber porqué y.. Nada. No encontré ni una moneda. Sigo viendo que se me podía ocurrir dejarle a este flaco y en ese momento aparece otro y me dice: "¿Y? ¿Encontraste algo?".

Le comento a este otro flaco la situación y me dice: "Vení, vamos a hablar con el encargado". Voy a la oficina, hablo con el encargado, que por cierto tenía toda la mala onda del mundo. Me toma mis datos, los del auto y me dice: "Seguí, flaco. Dale". Agradezco y sigo viaje...

Ahora me pregunto: ¿qué debería pasar en estas situaciones? ¿es legal que te cobren un peaje? ¿qué hay de la libre circulación? ¿qué pasa si realmente no tenés plata para pagar? (como yo en ese momento)

Llego a Tucumán y voy derecho en busca de algunos hostels de los que tenía anotada la dirección y me encuentro con que ninguno tenía disponibilidad. Nada muy diferente a lo que me habían dicho por mail el día anterior. Igualmente, pregunté también en otros a los que no me habían contestado. Me fui a una estación ACA y me puse en contacto con un chico de CouchSurfing con el que venía hablando y coordinamos para juntarnos a tomar unos mates en un rato.

DSC_9976.thumbnail.jpg

Raúl, mi huésped de CouchSurfing

Lo pasé a buscar por su casa y nos fuimos al parque "9 de Julio" (si no me equivoco). Un lugar gigante, pero gigante de verdad. Tiene como 10 cuadras de ancho por 15 de largo y cuando entrás te podés desconectar totalmente de la realidad. No se escuchan los autos, ni ninguno de todos los ruidos de la ciudad y sin embargo, está metido en el medio de todo. No sé cómo lo hicieron, pero está alucinante.

Raúl, mi compañero matero de CouchSurfing, es "instructor" (¿cómo se llama eso?) en turismo y sabe muchísimo sobre la historia de Tucumán y sus alrededores, así que fue muy agradable compartir esa charla con él y embeberme un poco más en la historia Tucumana. Hablamos de todo un poco y finalmente me ofreció quedarme en su casa esa noche y que al día siguiente vaya a algunos de los hostels que me habían dicho que tenían disponibilidad para mañana. Así que acepté y luego de acomodarme en su depto nos fuimos a comer unas pizzas con unos amigos de él muy piolas. Charlamos bastante y compartimos varias experiencias. Muy interesante.

Luego de comer, nos fuimos todos para una peña universitaria y como a mi no me dejaron entrar porque tenía mochila [1] (sí, parece que soy una persona peligrosa), decidí volverme al depto y simplemente acostarme a dormir y descansar.

Al día siguiente salimos a caminar con Raúl por varios lugares de Tucumán y volvimos a ir al parque ya que estaba muy bueno y además habían quedado varios lugares por visitar dentro de este. Compramos como para hacer unos sándwiches y nos fuimos para allá.

Cuando estábamos comiendo, se nos acerca Franz (un Alemán), nos ponemos a hablar y a jugar al trompo. Bastante bien el loco, me sorprendió. Charla que va, charla que viene, una caminata por ahí y volvemos al depto. Sigue la búsqueda del hostel, ninguno me convence y de pronto... Aparece un mail de un hostel en Tafí del Valle que salía $80 la noche, teniá wifi y disponibilidad. Listo, "Raúl, me voy para Tafí del Valle. Sí, ahora, ya fue. Nos vemos. ¡Gracias por todo!"

... me despedí como pude, agredecí todo el calor humano que me brindó Raúl y emprendí viaje hacia Tafí del Valle...

[1]

sinceramente, estoy bastante podrido de estos lugares que te tildan de delincuente antes que ni siquiera te encuentres en una situación sospechosa. En esta fiesta en particular, me dijeron que tenía que dejar la mochila en el guardaropas sí o sí porque podía tener un "objeto punsante" y hacerle daño a alguien. Les dije que la podían revisar de arriba abajo, que "todo bien" (aunque no era cierto) y se negaron. Sí o sí la tenía que dejar ahí y yo sí tenía que confiar 100% en ellos de que no me iba a faltar nada pero ¿ellos no pueden confiar en mí de que no voy a matar a nadie adentro?

Lo mismo me pasa en los supermercados. Me obligan a dejarle la mochila a ellos porque me puedo robar algo. Sí OK, y ustedes también me pueden chorear algo de la mochila. No sean caraduras. Es lo mismo: ustedes no confían en mi (y tienen miles de cámaras) y yo tengo que confiar en ustedes ciegamente. ¡No es justo!

Trato de no ir a esos lugares o al menos, no volver. De la "fiesta" me fui.

Manuel Kaufmann (Humitos): ¿Qué necesitamos para vivir?

   Publicado:

Cosas, cosas, cosas y más cosas. Siempre necesitamos más de lo que tenemos, e incluso, podemos tenerlo todo y sentirnos mal igual. Pero claro, ¿qué es tenerlo todo? Para algunos puede ser tener mucha plata, para otros puede ser tener un trabajo que sea divertido, para otros tener una mujer al lado y engañarla los fines de semanas sin que ella se entere... Las posibilidades son infinitas.

Yo, sin embargo, creo que solo necesitamos todo aquello que nos hicieron creer que necesitamos. Ni más ni menos. Solo eso. Y eso que necesitamos depende de cómo ha sido nuestra infancia sobre todo... Cuánta televisión, radio, dibujos animados, películas de Disney hemos mirado. Qué tipo de contacto hemos tenido con el mundo exterior y con la naturaleza y sobre todo cuántas situacionas adversas hemos pasado en las que nos la hemos tenido que arreglar por nuestra cuenta. Sin importar la gravedad del hecho, sino la situación de estar solo frente a nuestro propio miedo (aunque no sea riesgoso), poder enfrentarlo y superarlo.

¿Cómo puede ser que nos concideremos seres evolucionados si todavía sigue habiendo guerras?

un tal Facundo

¿Cuánta comida? ¿Cuánta ropa? ¿Cuánta tecnología? ¿Cuánto de todo esto que nos rodea todos los días nos hace falta para ser felices? ¿Porqué la hacen tan complicada?

Esta semana estuve pensando que ya hace casi 10 meses que salí de viaje en un auto repleto de cosas. Durante esos casi 10 meses volví 2 veces a mi casa y en ambas oportunidades dejé cosas porque me dí cuenta que no las necesitaba, que me ocupan lugar, me distraían, me mantenían pendiente/atado y que encima, necesitaban de mi atención.

Reducir al máximo lo material mantiene la mente sana y libre de preocupaciones.

—Manuel Kaufmann

Al día de hoy, sigo aprendiendo a desapegarme de las cosas que llevo conmigo. A veces pienso ¿para qué mierda traje esto? y siento que tengo que volver a mi casa para dejar esas porquerías. También considero que estamos tan mal acostumbrados a las comodidades, que uno desaprende a hacer muchas cosas y cree que es muy complicado, o que le va a llevar mucho tiempo, y esto simplemente se reduce a que si es tedioso es porque tenemos cosas de más. Un ejemplo clave es el de lavar la ropa a mano: ¿cuánta ropa necesitamos?. La respuesta es sencilla: la suficiente como para que la podamos manejar nosotros mismos. No podemos tener más ropa de la que podemos llevar por nuestros propios medios ni tampoco más ropa de la que podamos lavar a mano. Está bien, si querés ir a una fiesta y que te dejen entrar, necesitás (meeehee!) tener ropa de noche (el Sábado pasado me volví de una "peña universitaria" al no poder entrar por llevar mochila). Ponele.

Tampoco al otro extremo. ¿No?.

También es cierto que las cosas dan una sensación (o quizás una realidad) de practicidad y agilizan varias tareas reduciendo los tiempos empleados. Pero, por otro lado, ¿quienes dictan esos tiempos?. Quizás el problema no está en cuánto tiempo lleva hacer las cosas cotidianas sino cuánto tiempo hemos vendido a los demás, a lo no necesario para la vida.

Así, al día de hoy, sigo aprendiendo a desapegarme de las cosas que he tenido durante toda mi vida, las que he traído en mi casa de 20 mts cuadrados y que considero que aún me sobran...

Juanjo Conti: Pasó la Feria del Libro

   Publicado:

El domingo cerró la Feria del Libro, juntamos nuestras cajas y nos fuimos. Si hay algo que rescato de haber participado, fue poder encontrarme con personas de carne y hueso a las que venía tratando solo en la virtualidad. Me siento más amigo de muchos de ellos.

 

IMG_2205 IMG_2220 IMG_2308 IMG_2322 IMG_2387 IMG_2382 IMG_2380 IMG_2364 IMG_2432 IMG_2456 IMG_2460

Juanjo Conti: 1er SLAM en Santa Fe

   Publicado:

Algo que viví en la feria del libro y que semanas antes no sabía ni que existía, fue el SLAM de poesía oral. Dejo algo de material al respecto que capturé con mi cámara y el celular, a la espera de que salgan los videos oficiales.

Por la tarde hubo un taller de SLAM del que me llevé varios conceptos. El audio es largo, así que incluyo un pequeño índice.

00:09:00: empieza realmente.
00:09:50: Mariana Bugallo
00:30:00: Poesía Estéreo
01:35:30: Ignacio Perini
01:44:00: Poesía a Daniela Herrero

Ya por la noche se llevó a cabo el SLAM propiamente dicho, la competencia. Fue la primera vez que hice algo por el estilo, estaba bastante nervioso, pero lo disfruté:

Otro de los jugadores que quedó capturado en la cámara, Elián, un nuevo amigo:

Y Maca, una rapera local que no conocía, pero cuyo flow me enganchó:

Para cerrar, unos clips que mi cámara genera filmando un segundo por cada foto tomada:

Hernán Grecco: Simulated devices in PyVISA: early preview

   Publicado:

PyVISA started as wrapper for the NI-VISA library and therefore you need to install National Instruments VISA library in your system. This works most of the time, for most people. But sometimes you need to test PyVISA without the devices or even without VISA.

Starting form version 1.6, PyVISA allows to use different backends. These backends can be dynamically loaded. PyVISA-sim is one of such backends. It implements most of the methods for Message Based communication (Serial/USB/GPIB/Ethernet) in a simulated environment. The behavior of simulated devices can be controlled by a simple configuration in plain text. In the near future, you will be able to load this from file to change it depending on your needs.


To test it you need to install PyVISA 1.6 which is currently only available from GitHub:

$ pip install -U https://github.com/hgrecco/pyvisa/zipball/master

And then install:

$ pip install -U https://github.com/hgrecco/pyvisa-sim/zipball/master
   

For those of you interest in the internals, the plugin mechanism for PyVISA hooks at the VisaLibrary level. Mocking the Library allows for a comprehensive and powerful testing.

By the end of the week I will be blogging about another cool VISA backend which will be opened soon: PyVISA-py. It is a backend that does not require the NI-VISA library. Stay tuned!

Remember that this is an early preview. Submit your bug reports, comments and suggestions in the Issue Tracker. We will address them promptly.

Or fork the code: https://github.com/hgrecco/pyvisa-sim/

Manuel Kaufmann (Humitos): No uso pulceritas

   Publicado:

Anoche me fui a comprar un sandwich a una despensa y cuando iba volviendo con la bolsita en la mano, completamente tapado con la campera y la capucha escucho:

Hey! Hey!

Me doy vuelta y veo un flaco que se me acerca con un palo en la mano. Lo miro, trato de descifrar qué catso quería y con un poco de miedo, me detengo. Mientras se me viene acercando, lo observo de arriba abajo. No se veía casi nada, la ciudad estaba muy oscura y poco era lo que podía descifrar sobre este personaje. Solamente se le notaba que llevaba un gorro de lana y que sobresalían algunas rastas por debajo.

Cuando estamos cara a cara me dice:

Mirá, estoy vendiendo pulceritas rebuscándomela para zafar la comida de hoy. ¿Querés pegarle una mirada a ver si te interesa alguna?

Mi respuesta:

No, gracias. No uso pulceritas, pero si querés te doy $10.

El flaco me mira, no entiende nada y me dice:

No, no puedo aceptarlo. Tomá, llevate una. Mirá esta está buena. ¿No tenés novia? Por ahí se la podés regalar a ella. No sé, igual, tomá, llevate esta.

Le dí los 10 mangos, agarré la pulcerita y me fui caminando contento para el hostel. Llegué y la amarré en la mochila, junto a la que me había regalado Johanna en Santiago del Estero.

Juanjo Conti: Tomates plásticos

   Publicado:

Un poema escrito durante la semana de la feria del libro.

Ilustrado por la dibujante Flor Soler.
Corregido por la poetisa Sofía Storani.

Tomates plásticos

Un gen nuevo, insertado,
lo transforma en superhéroe,
de la huerta, de los campos,
tras un vidrio esmerilado.

Se convierte,
en rojo fuego.
Rojo magia,
rojo rojo.
Se presenta
ante los ojos
como el fruto
consumado.

En la góndola, mercado,
rebosante, brilla oro,
un esclavo lo acomoda
le hace fiesta, lo decora.

Sin sabor a huerta y tierra,
el delito consumido,
no me excita ni despierta
su sabor plastificado.

Tomates plásticos

Manuel Kaufmann (Humitos): Lo autóctono

   Publicado:

Despertarse con la luz del sol en la cara, con el cantar de los pájaros... Sentir la tierra en los pies, la resonancia en las venas... Recordar la noche anterior...

Recordar los artistas, recordar la energía, recordar el folcklore, la danza, la gente... El bailar popular. La erre arrastrada, la "guitaya". Esa tonada que me suena rara, que suena autóctona, que lleva mucha historia, arte y cultura. Me diferencia y me distancia, pero es la misma gente la que me acompaña, me incluye y me hace parte de su cultura...

Manuel Kaufmann (Humitos): Rafaela - Santiago del Estero

   Publicado:
Dos semanas de aprendizaje extremo...

Un día normal, como cualquier otro. Me levanto temprano, me preparo el desayuno y empiezo a trabajar. Cada tanto, por mi cabeza, una ráfaga de pensamientos con título: "Hoy empiezo la segunda etapa de mi proyecto" me perseguía, me distraía y me hacía pensar en que tenía muchas ganas de subirme al auto para comenzar a hablar de Python por ahí. Sin embargo, como siempre, no tenía ningún plan. Lo único que sabía era que iba a cargar las cosas en el auto y que por la noche me iba a encontrar con Fisa en Rafaela para ir a una reunión de organización del PyConAr 2014. Lo que seguía después de eso, era desconocido. Todo valía.

Almuerzo, termino de trabajar, cargo las cosas en el auto mientras observo a mi vieja merodeando por la casa, viendo como "me estaba yendo" y me generaba una especie de nostalgia, sobre todo, lo que estaba dejando ahí. Por suerte, en ese momento, la convicción de lo que venía masticando hacia varios meses fue más fuerte y me permitió seguir cargando las cosas en el auto, darle un fuerte abrazo, una despedida, un "hasta pronto" y salir...

Una vez que estaba todo cargado y listo para partir, hice el chequeo de rutina: estado de las cubiertas, control de aceite y agua, batería y crédito en el celuar, algo de efectivo, tarjetas de débito y crédito, botellas con agua, algo de comida, gps, mapas, etc... Ahí me di cuenta que el depósito de agua del auto había estado perdiendo algo de agua por la válvula de la tapa. Así que, la primera parada fue a 2 cuadras de casa para mostrarle eso al mecánico, pedir una tapa de repuesto, cambiarla y empreder el viaje.

Una vez en la ruta, la cabeza vuela nuevamente. Lo que dejé atrás, lo que se viene, ¿qué se viene?, la incertidumbre, el ¿dónde voy a dormir hoy?, la soledad del viaje, la búsqueda de los que hacen dedo... La pregunta del millón: ¿estará bien lo que estoy haciendo o me estoy mandando cualquiera?. "¡Ya fué! pongo el disco de Argentino Bordolino, compañero de rutas, y dejo de pensar por un rato"

Llego a Rafaela y me voy para la casa de Ariel donde era la reunión de la organización de la PyConAr 2014. Ni bien entro a la casa y ya me quedé sorprendido. Había al rededor de 10 personas charlando de Python, de la PyCon y del Software Libre. "Qué bueno ver tanta gente con los mismos intereses reunidos un Viernes a la noche. Todavía no he podido lograr esto en Paraná" -dije, mientras me unía a la mesa y empezaba a escuchar las ideas que estaban barajando.

Comimos muy rico, me tomé unos vasos de cerveza, me comentaron cómo venía la mano, las complicaciones que tenían y se delegaron algunas tareas entre ellos. Si bien no pude participar mucho en cuando al trabajo que hay que hacer, me gustó asistir, escuchar cómo se organiza un evento de estas características, compartir ese momento con ellos y tirar algunos comentarios.

De ahí, me organicé con Fisa para ir a dormir a la casa de él (¡Gracias!) y al otro día juntarme con Ariel a tomar unos mates y charlar un buen rato. Una vez en el depto, acomodé el colchón y demás cosas y nos quedamos charlando con Fisa como hasta las 3 am sobre diversos temas muy atrapantes; entre ellos, esgrima medieval y la impactante espada de 1.6 metros que tiene colgada en el comedor.

DSC_9777_01.thumbnail.jpg

Fisa demostrando como es la Esgrima Medieval

Al día siguiente nos fuimos con Fisa a comer a lo de la madre: espectaculares tallarines con una salsa bolognesa que era un manjar. Todavía recuerdo el fuerte sabor de esa salsa. Fisa y su hermanito me mostraron el Mindcraft que no lo conocía, cómo se jugaba y el porqué está más bueno que cualquier otro juego para los chicos. Si bien personalmente no es un juego que me atraiga (creo que ninguno me atrae) entendí el porqué es mejor que otros juegos. La idea es "construir cosas" y para eso, te la tenés que ingeniar buscando los elementos que te hagan falta para hacer lo que querés hacer. Esos elementos, puede que se obtengan directamente de la naturaleza o puede ser que necesites combinar diferentes cosas para obtener un elemento más refinado. Toda esta obtención de los elementos tiene cierta lógica y se corresponde bastante con el mundo real. Así, entiendo que los chicos que juegan aprenden a pensar y a entender un poco más como es el mundo que los rodea y no se la pasan matando monstruos todo el día como en otros juegos. Interesante...

DSC_9798_01.thumbnail.jpg

Hablé mucho con la madre de Fisa del viaje, del arte, de cómo es la vida en Rafaela, de qué significa ser una docente de arte y de cómo es la vida en general. Nos tomamos un café, nos sacamos una foto y partí para la casa de Ariel.

DSC_9806_01.thumbnail.jpg

Después de comer unos riquísimos tallarines en familia

Mates, charlas, el proyecto y su importancia, la organización, el viaje, la soledad, los trabajos, el mercado laboral en Rafaela, la historia laboral, el software libre, lo privativo, el papel que cada uno toca en Rafaela, la casa, los valores, la educación, la universidad y... muchas cosas más hablamos con Ariel y Lorena. En menos de 2 horas nos paseamos por un tópico más interesante que el otro. La cabeza me explotaba.

Antes de que se haga de noche, me despedí (¡y no nos sacamos una foto! :( ) y arranqué camino a Santiago del Estero. Si bien sabía que no iba a poder llegar de un solo tirón, porque se me iba a hacer muy de noche, me mandé igual pensando en que podía dormir en algún lugar intermedio. Así fue, llegué a Ceres, Santa Fe, estacioné en una YPF y me fui a buscar un hospedaje: el más barato que encontré era de $300, así que volví tranquilito para la YPF y pregunté si podía pasar la noche ahí (eran cerca de las 22hs) y me dijeron que sí. Preparé la cama dentro del auto con su respectiva sábanas, acolchado y almohada. Puse la notebook en la luneta, busqué unos videos para mirar y llegué a "Caloi en su tinta". Me miré 3 o 4 capítulos y me quedé mosca.

Al otro día salí para Santiago del Estero cerca de las 10hs aproximadamente, después de desayunar y reacomodar algunas cosas en el auto. Llegué pasado el medio día y me fui a comer unas empanadas a un restaurant mientras me ponía en contacto con gente de CouchSurfing para juntarnos a matear y ver si conseguía algún alojamiento. Di un montón de vueltas buscando alojamiento en Santiago y nada... Tuve la maravillosa suerte de que, en primer lugar, no hay hostels en la ciudad y en segundo lugar, había un evento de BMX y estaba la ciudad colapsada. Fui a campings, fui a hospedajes, recidenciales y demás. El que tenía lugar salía cerca de $350 por día, no incluía desayuno y no tenía cocina. Era para fundirse...

Seguí dando vueltas y terminé estacionando el auto en el ACA / YPF y me dije: "Bueno, voy a ver si me puedo poner en contacto con los de CouchSurfing y ver qué sale de ahí, sino me quedaré en el ACA y mañana veré" (Domingo a las 17hs). Yo había quedado con una chica de ahí para a la noche ir al "Patio del Indio Froilán" donde se hace una fiesta folcklórica típica del lugar todos los Domingos.

DSC_9812_01.thumbnail.jpg

Torneo internacional de BMX

DSC_9892_01.thumbnail.jpg

FORUM visto de atrás

DSC_9919_01.thumbnail.jpg

FORUM desde adelante

Unos minutos antes de las 19hs (que era el horario pactado para encontrarnos) recibo un mensaje diciendo: "Nos encontramos en Belgrano y San Juan. Voy con una amiga". Llego al lugar, espero 5 minutos y veo que 2 chicas se acercan hacia donde estaba yo. Pregunto y efectivamente eran ellas, Gimena, mi contacto de CouchSurfing y la mamá. Empezamos a hablar un poco sobre quienes somos y sobre la fiesta a la que íbamos. A los pocos minutos llegó Pilar y nos tomamos un taxi hacia el Patio del Indio Froilán.

En el camino, entre comentario y comentario, salió que no había encontrado ningún hostel y ellas confirmaron el éxito de mi búsqueda: "No hay hostels en Santiago del Estero". Igualmente, yo en ese momento ya estaba tranquilo porque había decido dormir en el ACA. A todo esto, Pilar me dice: "Yo vivo en un monoambiente, pero tiene un patio. Si querés, podés tirar la carpa ahí". "Uh! No tengo carpa, como tengo la cama en el auto no llevo una" -contesté y siguió la conversación para otro lado. Al ratito, todavía en el taxi, Pilar me dice: "¿Cómo era tu nombre?", "Manuel", "OK, Manuel, te podés quedar en casa. Mi amiga te presta su cama y ella pasa a dormir en la grande conmigo". "¿Qué? Nah, todo bien. No quiero que hagan tanto maneje para poder alojarme." -digo. "No, no te hagas drama. Le acabo de preguntar a ella y me dijo que no hay drama". Así empezó todo...

En la fiesta del patio del indio conocí a unos brasileros, un guitarrista y un baterista que estaban estudiando la música, el baile y la cultura de la zona. Por cierto, ambos, enamorados de los que estaban viviendo y con una energía y una sonrisa que pocas veces he visto. Tomamos un par de cervezas, comimos unas empanadas, escuchamos un montón de grupos folcklóricos típicos del lugar y hasta bailé unas chacareras. Sí, sí... Bailé. Zapateo y todo. ¡Qué malo que soy, es increíble, pareciera que me ezfuerzo!

Termina la fiesta, y nosotros arrancamos para lo de Pilar. Conozco a su compañera de departamento, Johanna, charlamos un rato y me voy derecho para el baño a sacarme toda la tierra que agarré en la fiesta. "La la la, larai lará"... cantando bajo la ducha y "¡Mierda! me olvidé la toalla en el auto" y era como muy temprano para decir: "Che, mirá, estás alojando a un inútil que se olvidó la toalla. ¿No me prestás una?" Así que, lo solucioné como pude: usé una remera, me moví un poco e hice un poco de viento :P (decí que tengo el pelo bien cortito).

Durante la semana pude trabajar super tranquilo. Pilar trabaja en una universidad desde la mañana temprano hasta la tardecita y Johanna estaba escribiendo su tésis en la casa. Así que el ambiente era muy tranquilo, yo podía concentrarme y hacer lo que tenía que hacer y sin molestar a los otros tampoco. Además, que haya alguien en una situación similar a uno también ayuda a que sea más placentero. Compartíamos la música, a veces unos mates, pequeñas charlas, un poco de cultura (ellas son Colombianas -y además tienen una tonada que enamora) y algo muy importante: el almuerzo.

DSC_9940_01.thumbnail.jpg

La oficina de todos los días

A la tarde, luego de que vuelva Pilar de su trabajo y yo corte en el mío hacíamos algo. A veces yo salía a caminar solo, otras veces salía con Johanna, otro día fuimos a ver el torneo de BMX, algunos otros días nos quedamos en la casa charlando, compartiendo música, aprendiendo a bailar, tomando una cerveza, viendo algún que otro video y mucho más.

DSC_9904_01.thumbnail.jpg

Ford T utilizado como Taxi en Sgo del Estero

DSC_9913_01.thumbnail.jpg

Reloj de la Terminal de Ómnibus

DSC_9924_01.thumbnail.jpg

Alfabeto de Ugarit: ¿vendrán de acá los lenguajes de programación?

Entre todas estas charlas, Johanna me cuenta que para su tésis está usando Linux, que programa en Fortran y que estaba teniendo algunos problemas en su PC. "Chiclin..." -se me abrieron los ojitos y se me pararon las orejas. "A ver, contame cuál es el problema" -digo

Una de las cosas que le estaba pasando es que "por alguna razón" al poner la clave en el gestor de sesiones daba un error de "File not found" y no autenticaba, sino que volvía a mostrar la pantalla de login. Busqué varias cosas en Google y sorprendentemente (para mí) ella ya había hecho casi todas las soluciones que proponían y ninguna había funcionado. Sí, yo estaba sorprendido porque conozco muy pocas chicas que usen Linux y ninguna, diría yo, que use la terminal a pleno como ella. Tiraba comandos como loco. Yo me emocionaba :)

Seguí buscando y finalmente terminé cambiando el gestor de login y ahí funcionó. No tuve una explicación razonable para darle pero por lo menos ahora le funcionaba y como lo necesitaba para la tésis, lo demás no importaba mucho en ese momento. Pasaron un par de días más y le empezaron a pasar cosas raras en la compu. Por ejemplo, desapareció la barra de Unity del costado a la izquierda y ya después no cargaba ningún programa. Miré varias cosas, probé otras y finalmente terminé viendo en los logs que el disco rígido estaba tirando un montón de problemas de lectura. "Fa, malas noticias para tí! Es el disco rígido y casi seguro que hay que cambiarlo" -le dije.

Pin pun pam, compramos un disco, lo cambiamos e instalamos Ubuntu 14.01 entre las 20hs y las 23hs. Luego, compilamos algunos de los programas que necesitaba y voilá, la PC funcionando nuevamente con todo lo necesario. Ella muy contenta y yo, ni te cuento. Estos son los momentos en donde siento que mi conocimiento sirve y vale para algo. Ver esa sonrisa en su cara y escuchar su agradecimiento era hermoso. Encima, a mi no me costó nada de nada, al contrario, lo disfruté muchísimo :D

Encima, como si eso fuera poco, mientras se instalaba Ubuntu, nos tiramos en el pasto del patio, con un paisaje de hermosas estrellas y Tutorial de Python en mano, me puse a leer en voz alta desde la página 1, haciendo algunas pausas y explicando un poquito más en profundidad alguna que otra cuestión puntual. De ahí, nos fuimos a la PC, abrimos una terminal y pregunto: "¿Qué hacés normalmente con Fortran? Estoy seguro que con Python es mucho más fácil. Si me explicás el problema, vamos haciendo la solución ahora y te voy explicando como se hace". Y así fue, me tiró un problema referido a parsear archivos pdb que están relacionados con la Dinámica Molecular y en 15 o 20 minutos escribimos una primera versión, que si bien funcionaba y hacía lo que queríamos, no dejaba el formato pdb correcto ya que no estábamos seguro de cómo era. Buscamos un poquito más y caímos al módulo pdb_tools que quedó para investigar como tarea.

¿Que querés que te diga? ¿Yo? Viviendo la felicidad absoluta en ese momento. Claro, ¿cómo voy a querer irme después de esto?

DSC_9951_01.thumbnail.jpg

Uno de los juegos nocturnos (llamado UNO justamente, que es como el Jodete o similares). Tuve mucho culo y gané algunos cuantos :)

DSC_9972_01.thumbnail.jpg

Las anfitrionas. ¡Una genias! No me quería ir de su casa

Así pasaron los días en la casa de las colombianas. Un día mejor que el otro diría yo. Al segundo día ya habíamos conectado nuestras energías y dejamos la vergüenza, el pudor, o lo que sea que uno siente cuando recién conoce a alguien de lado y nos liberamos completamente. Aprendí muchísimo con ellas, sobre su cultura, su música, sus comidas típicas (me hicieron patacón pisao -delicioso!) y un sinfin de charlas interesantes. Dos mujeres muy cultas y con mucho conocimiento en muchos campos. Además, también hablamos de Química y en una de las charlas hasta me emocioné al sentir la pasión que transmitía con sus palabras. ¡Dos apasionadas! Me ecantó encontrarme con gente así y que sean de otro ámbito diferente al mío.

En principio me iba a quedar dos días que era lo que habíamos pactado de entrada, luego estuvimos viendo como compilar varios programa y decidí quedarme para meterle pilas a eso. Después, como estábamos cerca del fin de semana, me ofrecieron quedarme porque había varias cosas para hacer. Después, cerca del lunes se rompe el disco rígido y estuvimos con eso. Así que me quedé un día más. Luego, el día que me iba a ir se hizo de noche y me dijeron "Todo bien si te querés quedar un día más" y al día siguiente: "Che, no te vas a ir sin saber a dónde vas a dormir esta noche" y así me quedé un día más. Yo chocho de la vida ya que la estaba pasando genial ahí y encima tenía todas las comodidades que uno puede pedir :)

Así, al día siguiente, sin saber tampoco dónde iba a pasar la noche (en Tucumán estaban todos los hostels ocupados -¡y hay como 8!) decidí irme igual porque sino me iba a terminar quedando un mes ahí :D . Terminé de trabajar, controlé todo y salí para Tucumán...

Share