Facundo Batista: Usando Go desde Python


¿Alguna vez necesitaron usar un código de Go desde Python? Yo sí, y acá cuento qué hice.

Antes que nada, un poco de background, para que el ejercicio no sea demasiado teórico: en el laburo tenemos que validar las licencias que se incluyen en el .snap, y aunque el formato en que están sería estándar (SPDX), una condición de contorno es usar el mismo parser/validador que se usa en snapd, para estar 107% seguros que el comportamiento va a ser el mismo hasta en los corner cases o bugs.

El detalle es que snapd está escrito en Go, y el server está escrito en Python. Entonces tengo que compilar ese código en Go y usarlo desde Python... de allí este post, claro.

Es más fácil de lo que parece, ya que el compilador de Go tiene la capacidad de buildear a "biblioteca compartida", y de ahí usarlo desde Python es casi trivial ("casi", porque tenemos que poner algo de código en C).

Para ser más claro, si queremos ejecutar "la lib de SPDX hecha en Go" desde nuestro Python, tenemos que poner dos componentes, que funcionan casi de adaptadores:

  • Un pequeño código en C para armar "como módulo" una funcioncita que recibe y entrega objetos Python, y hace la traducción al "mundo C" y llama a otra función en Go.
  • Un pequeño código en Go que traduce los parámetros desde C y llama a la biblioteca SPDX correspondiente.


Adaptador de Python a C

El archivo completo es spdx.c, paso a explicarlo haciendo antes la aclaración que es para Python 2 (que es lo que tenemos hoy en ese servicio), pero si fuera para Python 3 sería muy parecido (la idea es la misma, cambian algunos nombres, revisen acá).

Antes que nada, incluir la lib de Python

    #include <Python.h>

Vamos a llamar a una función de Go, necesitamos explicitar lo que va recibir (una cadena de bytes, que a nivel de C es un puntero a chars)  y lo que nos devuelve (un número, que interpretaremos como bool).

    long IsValid(char *);

Definimos la función que vamos a llamar desde Python... es sencilla porque es genérica, recibe self y argumentos, devuelve un objeto Python:

    static PyObject *
    is_valid(PyObject *self, PyObject *args)

El cuerpo de la función es sencillo también. Primero definimos 'source' (el string con la licencia a validar) y 'res' (el resultado), luego llamamos a PyArg_ParseTuple que nos va a parsear 'args', buscando una cadena ('s') la cual va a poner en 'source' (y si algo sale mal nos vamos enseguida, para eso está el 'if' alrededor).

    {
        char * source;
        long res;

        if (!PyArg_ParseTuple(args, "s", &source))
            return NULL;

Finalmente llamamos a IsValid (la función en Go), y a ese resultado lo convertimos en un objeto de Python tipo bool, que es lo que realmente devolvemos:

        res = IsValid(source);
        return PyBool_FromLong(res);
    }

Ahora que tenemos nuestra función útil, debemos meterla en un módulo, para lo cual tenemos que definir qué cosas van a haber en dicho módulo. Entonces, armamos la siguiente estructura, con dos lineas; la primera habla sobre nuestra función, la última es una marca en la estructura para que sepa que es el final.

    static PyMethodDef SPDXMethods[] = {
        {"is_valid", is_valid, METH_VARARGS, "Check if the given license is valid."},
        {NULL, NULL, 0, NULL}
    };

En la linea útil tenemos:

  • "is_valid": es el nombre de la función que vamos a usar desde afuera del módulo
  • is_valid: es una referencia a la función que tenemos definida arriba (para que sepa qué ejecutar cuando llamamos a "is_valid" desde afuera del módulo.
  • METH_VARARGS: la forma en que recibe los argumentos (fuertemente atado a como luego los parseamos con PyArg_ParseTuple arriba.
  • "Check ...": el docstring de la función.

Para terminar con este código, va el inicializador del módulo, con un nombre predeterminado ("init" + nombre del módulo), y la inicialización propiamente dicha, pasando el nombre del módulo y la estructura que acabamos de definir arriba:

    PyMODINIT_FUNC
    initspdx(void)
    {
        (void) Py_InitModule("spdx", SPDXMethods);
    }


Adaptador de C a Go

El archivo completo es spdxlib.go.

Tenemos que meter el código en un paquete 'main'

    package main

Importamos el código para SPDX de snapd (tienen que bajarlo antes con go get github.com/snapcore/snapd/spdx):

    import "github.com/snapcore/snapd/spdx"

Importamos adaptadores desde/a C, indicando que cuando buildeemos vamos a usarlo desde Python 2:

    // #cgo pkg-config: python2
    import "C"

La función propiamente dicha, donde indicamos que recibimos un puntero a char de C y vamos a devolver un bool:

    //export IsValid
    func IsValid(license *C.char) bool {

El cuerpo es nuevamente sencillo: llamamos al ValidateLicense de SPDX (convirtiendo primero la cadena a Go), y luego comparamos el resultado para saber si la licencia es válida o no:

        res := spdx.ValidateLicense(C.GoString(license))
        if res == nil {
            return true
        } else {
            return false
        }
    }

Cerramos con la definición obligatoria de main:

    func main() {}


Lo usamos

Primer paso, buildear (yo tengo Go 1.6, creo que necesitan 1.5 o superior para poder armar directamente la biblioteca compartida de C, pero no estoy seguro):

    go build -buildmode=c-shared -o spdx.so

Segundo paso, profit!

    $ python2
    >>> import spdx
    >>> spdx.is_valid("GPL-3.0")
    True

Juanjo Conti: Goodreads review: Nunca corrí siempre cobré (Leonardo Oyola)

Lindo libro para leer en corte autobiográfico.

Destaco:

* Lisa Hayes era del barrio Los Pinos: que termina con las líneas "Y que falta una copa en la misa. / Y que sobra un alma en el cielo" que dialogan con la conferencia que Oyola dio en Medellín en 2016 titulada "De cuando falta un vaso en la mesa y sobra un alma en el cielo".

* Campeón de campeones: un relato sobre ver en familia la película Best of the best.

* Casi sábado a la noche: el mejor cuento del libro. Una western con hijo, padre y abuelo de protagonistas.

* Tony Plana: que ya lo había escuchando en Animal que cuenta.

* La más linda del baile: una historia de amor.

Tiene muchas referencias a bandas y películas de una generación anterior a la mía y eso me jugó en contra como lector en algunos de los cuentos.

Rating: 3/5

Original: https://www.goodreads.com/review/show/2130076144

Mariano Guerra: Papers (and other things) of the LargeSpanOfTime III

I got to this papers by following the references from another paper, they were interesting but not as much as I was expecting:

This was on my queue:

A good one, I found it quite hard to find good overviews about datalog before this one.

Finished reading the book (or collection of 19 papers), really good chapters/papers in it: Your Wish is My Command: Giving Users the Power to Instruct their Software

Reading:

Papers this not so long span of time: 5 (count books as 1)

Papers+Books so far: 59

Facundo Batista: Trabajando en New York


Toda la semana pasada estuve también de viaje, aunque no de placer, sino de trabajo. De sprint, bah, como tantas otras veces.

Esta vez tocó New York, una ciudad bastante grande y conocida, pero a la que yo no había ido nunca. Así y todo de ciudad cosmopólita y una de las más "importantes" del mundo (atenti a las comillas) yo no tenía demasiada expectativas con el viaje.

Es que, como dije antes, era por laburo. Entonces uno no se arma de lugares para visitar y pasear, ya que no hay demasiado tiempo, normalmente. En este caso tuve la suerte que el horario de laburo fue 8:30-17:30, y sumado a que recién arrancaba el otoño, había luz bastante rato al salir cada día, entonces pude pasear más de lo que preví.

Restringido a adultos

Viejo taxi

Muchos carriles en el subte

Como me gusta a mí, estuve caminando un montón. Yendo de un lado para el otro, mirando la gente, etc. El domingo que llegué, ahí nomás, estuve caminando una hora sólo para llegar al restaurant donde íbamos a almorzar con Naty, Matias, y una pareja amiga de ellos.

Por otro lado, no me moví demasiaaaaaado de donde estaba el hotel. O sea, algunos kilómetros para acá, algunos kilómetros para acá, pero (casi) no salí de la isla de Manhattan, que es como la parte más monona de Nueva York.

Esquina típica

Estación Central

Mis primeras impresiones fueron... digitales. No, digo; mis primeras impresiones fue que había demasiada gente y demasiado ruido. Después me di cuenta que la ciudad huele feo, por todos lados, todo el tiempo. Y es cara, y hay poca luz.

En otras palabras, no me gustó New York. No todo es malo, eh. Tiene un parque fantástico (ver abajo), una vida cultural buenísima, la comida es decente (lo cual es bastante, para ser Estados Unidos), buenos bares, y un par de detalles más, pero en general, es una ciudad que no disfruté como otras.

Todo esto no evitó que pasee y conozca.

Contraste entre dos edificios

Una de las tardes me fui a caminar un rato por Chinatown (el barrio chino, bah... me quedo con los de Londres y Buenos Aires), que está pegado a una zona llamada "Little Italy" (Pequeña Italia), que tiene una interesante variedades de lugares para comer italiano. No me quedé por esa zona, porque mi idea era cenar en un local clásico de Nueva York: Katz.

Aunque es un restaurant famoso por ser sede de escenas de varias películas (la más famosa quizás fue el escandaloso orgasmo fingido por Meg Ryan en Cuando Harry conoció a Sally), mi intención era ir allí porque es uno de los mejores lugares para comer pastrami.

Barrio Chino

Pastrameeeeeeeeeeeee

No me volvió loco, el pastrami. Si lo tengo que describir, piensen en una tapa de asado ahumada y cocinada muy lento, tanto que se deshace completamente, con un sabor que parece un embutido rico. Fue algo totalmente nuevo para mí, a nivel comida: objetivo cumplido.

Algo que sí me gustó bastante fue el Central Park. Un espacio verde enorme, ahí en el medio de la ciudad, de los rascacielos y las avenidas. Como los bosques de Palermo, podrán pensar... bueno, como para ponerlo en perspectiva, el Central Park es OCHO veces más grande que los bosques de Palermo.

El viernes cortamos el laburo a la 4, y yo aproveché el extra de luz y me fuí para el parquecito. Llegué rápido (estaba a unas 10 o 15 cuadras) y estuve caminando hasta que se hizo de noche. Lo crucé a lo ancho, y no llegué ni a la mitad longitudinalmente hablando, pero todo lo que ví me gustó: un bosque, basicamente, con senderotes, senderos y senderitos, iluminado y cuidado.

Parque Central

Biblioteca de New York

El sábado tenía varias horas para pasear. Con Ricardo y Maxi nos tomamos un subte hasta el sur de Manhattan, y de ahí un ferry hasta la isla de enfrente, un paseito corto y piola para sacarle unas fotos a la Estatua de la Libertad. Cuando volvimos pegamos una vuelta por la parte financiera (Wall Street y eso), nos acercamos hasta el puente de Brooklyn (el cual empezamos a caminar, pero no cruzamos), y luego enfilamos para pegar un par de vueltas al Barrio Chino y a la Little Italy, donde merendamos en un café muy bueno (yo probé un capuchino y un cannolo a la siciliana, impecables).

En tu cara, toro

Manhattan, desde el ferry

Después no mucho más. Subte de vuelta al hotel, agarrar las valijas, juntarnos un grupito e ir a la parada del NYC Airporter, el micro que nos llevó al aeropuerto, checkin, espera, viaaaaaaje, y casita :).

Todas las fotos, acá.

Manuel Kaufmann (Humitos): Navegar en internet en aeropuertos

Una de las mejores cosas de saber cómo funcionan las cosas es que "a veces" podés utilizar ese conocimiento para tomar atajos.

Hoy tengo un ejemplo concreto de esto. En mi viaje por sudamérica creé un proyecto llamado PyFi Spot que básicamente es un portal cautivo escrito en Python que ejecuta comandos de iptables para permitir o denegar el acceso a internet de las personas que se conecta a una red abierta.

¿No les suena familiar? Esos bares, restaurantes o aeropuertos que te dicen que tenés 30 minutos gratis para navergar y luego se termina. OK, algunos aeropuertos te permiten pagar (nunca entedí dónde se compra ese usuario/contraseña que te pide al web) y podés seguir navegando durante el tiempo que has pagado. Pero hay otros, que ni siquiera tienen esa opción y entonces en una espera de 5 horas (como la mia de hoy) solo tenés 30 minutos y te querés matar.

Acá entran en juego macchanger y NetworkManager.

"Mmm... macchanger, eso me suena a algo", estarás pensando. Sí, la posta de este tipo de servicios es que bloquean a los dispositivos (teléfonos, laptops, etc) por el número de MAC de la placa de red de ese dispositivo que es único en el mundo. Entonces, esta es la forma que los portales tienen de saber quiénes están accediendo a su red y filtran el acceso a internet por ese número (que va incrustado en los paquetes de red).

Claro, ¿porqué sé esto? Porque me hice un programa que hace exactamente eso y le dediqué un par de semanas a estudiar como funcionaban estos bichos.

¿Entonces? ¿Cuál es la solución? Y claro, cada 29 minutos cambiar la MAC de tu placa de red y volverte a conectar utilizando la nueva MAC. El portal cautivo cree que sos una persona totalmente nueva y... ¡ADELANTE!

¿Cómo hago para cambiar la MAC? Utilicé Network Manager que hace todo esto sea muy fácil:

  • Click derecho en el ícono del systray
  • "Editar las conexiones..."
  • Elegís la conexión que tiene el nombre de la red del aeropuerto
  • Vas a la pestaña "Inalámbrica"
  • Y donde dice "Dirección MAC clonada", le ponés "Aleatorio"
  • Guardás todo, cerrás, volvés a conectar y listo!

Cookies en juego

Te recomiendo iniciar la sesión en el portal cautivo utilizando una pestaña privada, para así evitar que se guarden las cookies en tu máquina y que luego el sistema nos reconozca como que hemos vencido nuestro tiempo.

Si ya "la has cagao", borrando las cookies del navegador solucionás este problema.

Note

A "macchanger" no lo usé al final, ya que si bien funcionó, al volverme a conectar a la red mediante "network manager" este me volvía a poner la MAC de mi placa de red original.

Juanjo Conti: Goodreads review: Noche caliente: Dos historias de Jack Reacher (Lee Child)

No había leído nada del autor y por ende tampoco nada del personaje omnipresente de sus novelas (la referencia a Saer ya la hace Elvio Gandolfo en el prólogo). Y me atrapó. El estilo es directo pero no aburrido, tiene muchos diálogos pero no son pesados, incluye terminología técnica pero no te pierde.

Son dos historias cortas (120 y 80 páginas respectivamente) de Jack Reacher. La primera es la de un adolescente que visita por primera vez New York y al defender a una mujer golpeada en la calle se ve involucrado en la persecución de un capo de la mafia. La segunda es, si el personaje lo permite, un policial blanco. Es decir, un caso donde se llega a la resolución por el análisis más que por la fuerza.

Lo leí mientras hacía cola para tramitar la visa norteamericana (80 páginas) y el resto en el colectivo de vuelta a Santa Fe.

Rating: 5/5

Original: https://www.goodreads.com/review/show/2141793404

Facundo Batista: CDPedia, release y planes


Nueva versión

Hace unos diez días terminé de armar las imágenes para la nueva versión de la CDPedia, la 0.8.4 con contenido actualizado a Junio 2017, y la semana pasada hice los avisos correspondientes en todos lados menos acá.

Ya saben qué es la CDPedia, pero vuelvo a insistir: descárguenla, compártanla, difúndanla, ya que ayuda a que la mayor gente posible acceda a la Wikipedia y al conocimiento que la misma permite.

Vayan a la página oficial para ver cómo descargarla y otra info.

Esta versión no trae demasiadas novedades más que el contenido actualizado (que ya es bastante), pero también renové el contenido de la página de inicio, e hice varias mejoras a la hora de la generación de discos y tarballs, así como también en la calidad del código.

Velita en un festival de jazz en Baradero


Grupo de trabajo

Por otro lado, tengo ganas de mezclar dos cosas que me vienen dando vuelta en la cabeza: la idea de meter más gente a trabajar con CDPedia, y la de hacer algo de mentoring para que gente más nueva aprenda a programar (no sólo a nivel lenguaje, sino también las buenas prácticas, etc.).

Entonces, tengo la idea de armar un grupo de trabajo para CDPedia. Buscar tres o cuatro newbies, más quizás alguien con experiencia que me ayude, y ponernos a trabajar (de forma relajada, remota, pero más o menos constante) en CDPedia.

A nivel del proyecto a varias cosas al alcance de la mano, desde modernización del código y hacerlo más robusto en varias situaciones, hasta mejorar y normalizar los logs, preparar todo para Python 3, corregir bugs, etc.

Claro, la idea también ronda alrededor de las personas, los que participen del proyecto, que aprenderían Python en un nivel básico o intermedio, y obtendrían experiencia en trabajar en grupo de forma remota (y algo de presencial). También se haría foco en usar herramientas como control de versiones, manejo de issues/bugs, y prácticas modernas de desarrollo en general.

En algún punto es parecido a lo que en otro momento se llamó Adopte un Newbie, pero en este caso no hay una relación uno a uno entre mentor y participante, sino que sería un grupo donde cada integrante puede ayudar a otros, todos tutelados o guiados por mí (y como dije arriba, quizás alguien más), todo en un ambiente amigable y "seguro".

Fuente en el Cerro Santa Lucia, Santiago de Chile

Tengo que terminar de redondear la idea, especialmente a nivel operativa: composición del grupo (haría una búsqueda/oferta y luego una selección), formas de comunicación, ¿reuniones presenciales?, etc. También quiero definir la duración de la experiencia: quiero hacerla finita, y luego de alguna manera presentar los resultados con el grupo en alguna conferencia.

Ya les iré contando más novedades.

Juanjo Conti: Goodreads review: Las nubes (Juan José Saer)

No la leí, sino que la escuché de YouTube durante aproximadamente un mes mientras manejaba en la ciudad.

El primer capítulo es el marco. Son nuevamente los personajes de La pesquisa (Pichón, Tomatis y Soldi; aunque en realidad solo aparece Pichón) anunciando el texto que viene a continuación: un manuscrito de dudosa autenticidad que Soldi ha encontrado mientras investigaba sobre Las tiendas griegas, que ha compartido con Tomatis y que este último ha enviado en un disquete a Pichón Garay a París para su examinación.

Nuevamente la pregunta de qué es la verdad, qué es la realidad y qué es la veracidad.


Rating: 4/5

Original: https://www.goodreads.com/review/show/2135666912

Facundo Batista: Paseando por Chile


El finde pasado nos fuimos con Moni a Chile, a pasear un poco.

Es el primer viaje que hacemos sin niños después de esta semana (si es que se puede considerar que ahí también estábamos todavía de a dos).

La gran ventaja de ir sin niños es que basicamente no teníamos que ocuparnos de nadie más que de nosotros :D. Íbamos a donde queríamos, comíamos a la hora que queríamos, nos levantábamos o acostábamos a la hora que queríamos, etc. Lo que hace una pareja sin hijos, bah...

Solos, en la escalera-piano

Paseamos a morir. Hicimos base en Santiago, pero todo un día lo pasamos en Valparaíso.

A Valparaíso fuimos y volvimos en micro. Cuando llegamos, lo primero que hicimos fue tomarnos un bondi hasta La Sebastiana, la casa que tenía Neruda en esa ciudad. La recorrimos con ayuda de una audioguía, ¡buenísimo! Nos encantó.

La Sebastiana vista desde afuera

Despues salimos y caminamos un montón, paseando, parando para almorzar, y seguimos caminando, recorriendo los cerros, subiendo por un funicular... en general muchas escaleras, muchas subidas y bajadas, ASÍ teníamos las pantorrillas...

Terminamos llegando al puerto, donde paseamos un poco por una feria e hicimos la merienda. Luego un trole hasta el centro de la ciudad, y el micro de vuelta a Santiago.

Esquina random de Valparaíso

La escalera del zapato, con una gran frase

Valparaíso vista desde arriba

Los otros tres días los pasamos en Santiago, aunque no fueron enteros por los viajes para llegar e irnos de Chile.

Paseamos bastante también, y no solamente por shoppings como parece ser costumbre de los argentinos que están por allá (?). Estaba toda la ciudad muy influenciada por las Fiestas Patrias, que es algo que allá es muy importante.

La cordillera siempre presente

Mural al lado de La Piojera

Paseamos un rato por el centro, pero justo el sábado y estaba todo bastante cerrado. Fuimos al Mercado Central también, en donde comimos ricas comidas basadas en pescados y mariscos.

También subimos al Cerro Santa Lucía, un lindo paseo que no completamos del todo porque no nos daba el tiempo restante para subir y recorrer todo el castillo que tiene en su parte superior. Pero paseamos por toda la zona y aledaños, así como también en el barrio de Bellavista, donde almorzamos en la Cervecería Kunstmann, super recomendable!

El paseo había arrancado en La Chascona, la casa de Neruda en Santiago. La visita (y recorrida con la audioguía) es algo que también aquí vale mucho la pena. Esta casa, como la que mencioné antes, y la de Isla Negra que nos debemos, son mantenidas y expuestas por la Fundación Neruda, y hacen un excelente trabajo.

Detalles de La Chascona

Si tengo que resaltar algo feo de Santiago/Valparaíso, además que la primera es una "ciudad grande" que a priori no me gustan, es que el cablerío que se ve en los postes en la calle es sorprendente, no se entiende como puede ser que hayan tantos cables ni para qué están. Parece ser que es porque los ponen y luego cuando los dejan de usar no los sacan, también parece que se va a solucionar eventualmente.

Lo otro que noté es que todo está pintarrajeado, a nivel grafiti/vandalismo. Pero no sólo paredes. Todo. Colectivos, ventanas de casas particulares, negocios pequeños y grandes. Todo.

Las fotos de todo el viaje, acá.  Con Moni tenemos que hacernos más de estas escapadas, son reconfortantes :)