Facundo Batista: PyCamp 2019

Se nos fue el PyCamp 2019, el doceavo, el primero en San Rafael, Mendoza. Más precisamente en Los Reyunos, en instalaciones de la Universidad Tecnológica Nacional.

El lugar estuvo bien, aunque no 100% preparado para cómo lo íbamos a usar, lo acondicionamos al toque y funcionó sin problemas. Era lejos a nivel viaje, pero estaba buenísimo, mucho verde, super cómodo, y aunque no estaba cerrado para nosotros, estábamos bastante aislados (excepto cuando nos metíamos en la pileta, claro, porque era compartida con gente que visitaba el predio para pasar el día). Creo que fue el PyCamp con mejor paisaje de toda la historia:

Más o menos el atardecer

Sí fue seguro el PyCamp donde la internet funcionó sin problemas (casi perfecto, más allá de un par de cortecitos).

Y teníamos el plus de que había un proyector que usamos un montón. Deberíamos analizar comprar un microproyector para que PyAr tenga en este tipo de eventos, porque es evidente que cuando se lo tiene, se lo aprovecha.

El pasto que se ve atrás de la pile está varios metros abajo

A nivel proyectos, le metí bastante tiempo a un experimento para tener sistemas de gestión automáticos alrededor de procesos que sean lineales o máquinas de estados finitas (django-flow), y al sitio de gestión de socies de la Asociación Civil.

También trabajé con fades (principalmente ayudando/mentoreando a otres que laburaron en el proyecto), participé en una charla que nos dio Fisa sobre pytest (¡me encantó!), y además llevé adelante un juego grupal que es una especie de coding dojo rotativo rápido, algo que seguramente repetiremos en el futuro porque estuvo buenísimo.

El primer día nos levantamos tempranito, no había gente "externa" todavía

Obvio también tuvimos los clásicos juegos de mesa, luego de cenar (menos la primer noche, que nos recontracolgamos con José Luis, Sofi, Matu y Leandro laburando hasta las cuatro de la mañana en ese experimento que mencionaba antes, cuando ya no entendíamos ni lo que pensábamos.

Juegos de mesa, decía. Volví a disfrutar el Galaxy Trucker (me encanta, debería conseguirlo), perdí un par de veces en el Resistance, y estuve rondando/ayudando bastante en una partida de Munchkin.

Jugando al Galaxy Trucker

También conocí juegos nuevos: uno 100% de interacción humana, el "Psicólogo" (me gustó, es un toque bizarro, al estilo Mao, no es para cualquier grupo), y dos de mesa: el Aquarius que no me entusiasmó mucho, y el Bohnanza, que me pareció bárbaro.

Y claro que hubo actividades "externas". No sólo nos metimos varias veces a la pileta, sino que hicimos malabares, y además una de las noches fuimos al observatorio que está en el predio donde además de recibir una charla informativa que me gustó bastante, pudimos tener la experiencia de observar un grupito de estrellas alrededor de Hatysa a través de un telescopio que en general sólo está disponible para estudios científicos, fue genial.

Trabajando, pensando, mirá que gente concentrada

En fin. No, no voy a repetir que es el mejor evento del año. Pero sí que sí voy a afirmar que el PyCamp es el "vine por el lenguaje, me quedé por la comunidad" en su máxima expresión.

Todas las fotos (mías y algunas choreadas del grupo de Telegram que tuvimos), acá, y les dejo también estas que compartieron muches otros asistentes al evento.

Facundo Batista: Empezando el año a todo trapo

Menos mal que salió descanso unos días a fin de Diciembre, porque el año empezó con ritmo bastante movidito.

Por un lado, la actividad de les peques, que hicieron "colonia" a la tarde, con lo cual los tenía a la mañana en casa, les preparaba el almuerzo, los llevaba al club, y muchas veces también los iba a buscar.

Aprovechaba ese par de horas bien temprano en la mañana, más la tarde solo, para meterle duro y parejo al laburo. Después hacía malabares. Pero ellos lo disfrutaban un montón, así que valía la pena.

Por otro lado, a Febrero lo tuve partido en dos porque viajé por laburo. A Malta, destino al que ya había ido en 2014, pero que ahora revisité en un contexto muy cambiado, ya que a nivel trabajo estoy en algo muy diferente, y a nivel equipo es casi todo distinto... es más, considerando un par de faltazos por razones de fuerza mayor, tendría que ver realmente si hubo alguien que se repitiera en el equipo de aquella vez y la de esta. Los tiempos cambian.

Callecita interna de Valleta, la capital de Malta

Más allá de eso, aproveché a pasear por lugares que no había conocido :). Todas las fotos acá.

Encima, esta semanita, que acabo de volver, la tengo saturada de reuniones (en la escuela de les peques y un par más), y el viernes muy temprano ya parto para San Rafael donde hacemos el PyCamp de este año.

El mismo termina el martes, y yo a diferencia de otras veces donde me quedo bien hasta el final, viajo el mismo martes a la tarde de regreso porque el miércoles arrancan las clases, y quiero estar ahí.

El hotel tenía muy buena vista

A nivel agenda lo bueno es que ya los horarios se normalizan a partir de esa primer semana de Marzo, o casi: más allá de un par de semanas de horarios especiales para Male para adaptarse al doble turno, después ambos peques pasan a tener el mismo horario y eso me simplifica bastante la operatoria diaria.

Lo cual es esencial para poder encarar el resto del año e ir haciendo todo lo que tengo ganas de hacer :)