Francisco Malbrán: Conocimiento

El niño miraba absorto a los ojos del profesor. El profesor decía el cómo y el cuándo de ciertas cosas. Y el qué también, por supuesto. En un enrevesado juego de palabras sabias, un engendro amorfo de color rojizo iba exigiendo aire, robando aire desde la boca del alto-parlante. Un gas nítido y opaco empezaba a hacer las veces de atmósfera, entrelazándose ingeniosamente en la mirada del niño. Su concentración precoz y su avidez de saber lo tenían admirado (peligroso estado emocional que nos abre sin pedir permiso).
Un tiempo después, el niño había cambiado: seguía sentado en el aula, en el mismo pupitre, pero tenía rasgos mucho más definidos. Había algunas cicatrices desperdigadas por su cara y su cuerpo, aunque parecían ajenas, como si no fueran suyas. Había ladrillos, montones de ladrillos apilados en perfecto orden a su alrededor: por detrás, por delante (con justo un espacio suficiente como para ver a la boca poderosa), por los costados. El techo no alcanzaba a verse porque allí flotaba el gas sinuoso que de un momento a otro apareciera de la nada. Pensó en Miguel, su compañero de siempre, su amigo del alma. Miró a la derecha y se lo imaginó un poco más allá.
Miguel por su parte, miraba a Alejandro, tan ensimismado que no le respondía a una sola de sus bromas. Desde que el profesor había empezado a hablar la comunicación se había perdido, si bien a él también le interesaba lo que estaba diciendo. Escuchaba el dictamen a medias. Agarraba pedacitos, los golpeaba, los amasaba, los daba vuelta, les hacía burla, se les reía, los atornillaba, los zarandeaba y a algunos los aceptaba (pero nunca sin antes haberlos sometido a alguno de sus procesos). Así había logrado imaginar cómo iba a concebir el magnífico invento de la semana pasada, cómo arreglar el karting, cómo charlar con su papá, y cómo molestar a su hermana.
Y a pesar de haber pasado el mismo tiempo allí que Alejandro, la piel de Miguel era tersa. No había cicatrices ni rasguños ni rasgos muy marcados: todavía no había probado nada de todo lo que se le había ocurrido.

Francisco Malbrán: Cambio Radical

Bueno, se acabó. Toda esta incertidumbre de tener un blog medio olvidado será reemplazada por una rutina cruenta o benefactora según se mire: publicaré como mínimo, el primero de cada mes. Si en el medio de un mes me surgen más ideas, las iré subiendo también.
Eso es todo.
Mañana es borrón y cuenta nueva. Sin el borrón.

Abrazo, blogcito.

Francisco Malbrán: Concurrencia

Extraño...
Pfff... extraña la vida y todas sus consecuencias y barbaridades y asombridades y desmedros y deslumbridades.
Extraña confluencia de universos y vivencias. ¿Cómo puede ser que los grises en vez de grises sean un solo líquido heterogéneo de blancos y negros que nunca se besan? Nomás se miran desde cerca, desde muy cerca, pero no se aman. Y entonces dependerá del lado que mires a la botella la percepción que te abrazará como realidad única e intangible, más allá de la siempre incertera espalda de la luna.
Ante esta especie de concurrencia cósmica me quedo perplejo. El problema principal que surge ante tal preplejidad es la urgida necesidad de la capacidad de saber maniobrar astutamente para conectar este punto con aquél que se quiera enfocar. El equilibrio es dificultoso. Como un triciclo haciendo malabares en la punta de una aguja infinitamente resistente.
Más me gustaría pensar quizás en un subibaja y en una tendencia a hacer más peso de un lado. Digo, evitar la intermitencia de la concurrencia simulada (ahora sí, ahora no, ahora sí, ¡te digo que ahora no!) y pasar en todo caso a una pelea básica entre esto y aquello. Afrenta a puñetazo limpio, espadas, hachas, lo que hiciere falta y cruenta decisión hasta la mismísima muerte de alguno de los competidores.
O bien, evitar la concurrencia REAL (¡ahora sí y ahora no!). ¿Qué hacer con tan paranoica actitud?
Quizás debiera largarme a reir a carcajadas con la boca mientras obligo a mis ojos llorar a cascadas.
Quizás debería de alguna manera resucitar (ergo, precisaría morir en cualquier instante) a los fines de serializar, si es que tal cosa fuera posible (en mi precaria mente, era lo único posible)
En fin... la extrañidad no dejará de sorprenderme, de asustarme por la espalda, pero supongo que cuando se logre arriar este tipo de afluentes, será el hombre un animal más sabio y resistente.
Aunque claro, ¿a quién no lo seducen a veces esas intensas ganas de simplificar hasta la vergüenza? y agarrar un palo y golpear una piedra y evitar el vómito sucesivo de racionalizaciones que a veces nos abarcan en los crepúsculos o en los despertares o en cualquier momento.
A mi me seduce.
Es más, en ciertos momentos, me daría con ese palo en la cabeza.

Guillermo Heizenreder: Usando CenterIM

CenterIM es un cliente multi-protocolo de mensajería instantánea en modo consola. Hace un tiempo lo probé y me gustó bastante, pero ciertos factores, en particular problema de codificación me impidieron usarlo; (cuando hablaba con personas que usan Windows me decian que aparecian caracteres extraños). Por eso seguí con kopete.

Ayer hablando con humitos me comentó que a él le pasaba los mismo, pero que lo soluciono con la gran técnica de prueba y error junto con un amigo, cuya identidad no fue revelada.

Veamos cómo usarlo:

Instalación

root@nemosha ~ $ apt-get install centerim-utf8

Configuración de cuentas (uso msn y Google Talk)

msn
Servidor: messenger.hotmail.com:1863
Nombre de Usuario: tu_usuario
Contraseña: tu_pass

Google Talk (jab)
Servidor: talk.google.com:5223
Secured: sí
Nombre de Usuario: tu_usuario
Contraseña: tu_pass
Priority: 4

Codificacion (Codepages conversion)

Switch to lenguaje present: None
Remote charset: sp1250
Local charset: utf-8
For protocols: msn

Ejecucion

nercof@nemosha ~ $ centerim-utf8


Francisco Malbrán: Clarividencia

Y así, en pleno delirio, decide matarla.
Mentira:
Y así, en plena cordura, desea matarla.
Está expectante.
La idea le resulta placentera.
Más aún: necesaria.
Más aún: imperiosa.
Y entonces la busca.
Y entonces la encuentra.
Y en ese encuentro fugaz y eterno, la pasión le arrebata el cuerpo, y así comienza.
La destruye con ignorancia de Dios y con remembranza de esclavo.
La arremete contra la certidumbre en su simple e incertera existencia.
La desata con precisión infinita.
Y se da cuenta tarde, de que es demasiado tarde.
La sangre le corre por los brazos.
La emoción yace desecha en el piso.
El cristal que deslumbra y corta, ya no es tal.
Ahora es arena insulsa de mirada triste.
Y el asesino, atónito, se mira las manos.
Y ahora mira hacia sus adentros.
Y cuando siente lo que ve, llora.
Llora no por la muerte (o quizás sí, un poco)...
sino porque no pudo predecirse.

Francisco Malbrán: Pequeños milagros

Que se ve a lo lejos una lucecita que parece la esperanza, es cierto. Allá!!! allá donde uno no sabe bien si se ve o lo está viendo uno, que aunque es parecido no es igual.
De todas formas, no me importa.

Me centro en la lucecita horizontal, o vertical, u oblícua. ¿Cómo darle un sentido a este esférico puntito que me guiña el ojo de tanto en tanto? Como un faro en una canción. Como los latidos de un corazón vaivenezco.

Lo que importa es lo que es. Pero qué es lo que es, es difícil de saber! Entonces deduzco que lo que importa es lo que yo creo que es. Lo que uno cree que es. Después más adelante en la soga del tiempo, miraremos atrás, y si fue: bien; y si no: también.

La mente humana es un misterio, un poder. Contralarla, en consecuencia, tiene tintes de utopía. Como cualquier poder que no se ha entendido todavía. Como cualquier poder que ande por ahí, entendido y todo.

Agreguémosle a este combo la misticidad del alma y el sentimiento, y podemos concluir que somos seres realmente interesantes. Súmamente hábiles en las artimañas de complejizar. De teorizar. De abstraer.

Y aún así, de cuando en cuando pasan cosas simples.

Estas cositas.

Se ve una lucecita en el horizonte

Se escucha un faro en una canción

Pequeños milagritos de la vida

Ezequiel Gutesman: Jornadas de software libre 2008


Ayer estuve en las Jornadas Regionales de Software Libre, muy bien organizadas por CaFelug, la verdad es que estuvo muy bueno (hoy sigue) y les recomiendo ir.

Tuve la oportunidad de ir a las charlas de Raymond Hettinger, core developer de python y la verdad me encataron sus charlas. En la primera habló de python-3000 (py3k) y algunos de los features/cambios que hicieron en el lenguaje (que vale la pena aclarar, no es backward-compatible con código 2.x, aunque proveen de las tools para transformar el código). En cuanto suban el material de las charlas lo apunto.

En cuanto a la segunda charla, dió un tutorial de descriptors que estuvo muy bueno. Basicamente fue una charla muy didactica y con un nivel tecnico interesante.

Sobre el final del día y como broche de oro, habló John "maddog" Hall (su blog) titulada "Making Money and Saving Money with Free Software" donde hizo un muy comico (vestido de astronauta!) recorrido sobre las formas de emprender proyectos con software libre, los beneficios reales de este y en particular, se concentró en desmentir la falacia del TCO (Total Cost of Ownership), medida que algunas empresas utulizan como bandera de ataque el software libre, contra el valor del software libre en cuanto a flexibilidad para adaptarse a las necesidades de negocios y no de los negocios al software.

Bueno, no queria dejar de contar algunas cosas que vi, pronto pongo links al material

Francisco Malbrán: Rutina

Inmortal

¿Qué necesidad de hacer otra vez lo mismo, de hacer el mismo café al llegar al trabajo... una y media de café, una de chocolate, dos de azúcar, agua, leche...?
Insoportable repetición repetitiva. Solución ideal a la creatividad. El ciclo que se retroalimenta de sí mismo.
Nunca entendí a la persona que busca ansiosamente un círculo para navegar. ¿Irse de vacaciones siempre al mismo lugar?¿comer milanesas con puré todos los lunes al mediodía?¿salir al mismo boliche todos los sábados?

Innombrable

Se me enredan las palabras para destituir tal costumbre. Para asesinar al incrédulo y perseverante intento de luz en la capa de sombra que proyecta el futuro.
Ese necesidad ilusa de alguna forma de clarividencia.
Esa cárcel donde se puede observar a la espontaneidad sentada, con una mano en forma de puño dejando descansar a un mentón resignado.

Perentoria

Y aún así, te clamo a gritos: oh Diosa de mis calumnias! extiéndeme una mano y conviérteme también en parte de tus víctimas! Tu existencia me resulta nefasta pero tu total ausencia me resulta destructiva.
Devuélvele sentido al héroe siendo villano presente. Dale un poco de caos (y en consecuencia, un poco de paz) a este desdichado universo que apenas si te recuerda.




Ezequiel Gutesman: El fin de los tiempos

Bueno, hace tiempo que quiero postear algo sobre esto. Parece que un cambio de paradigma GROSO se esta gestando.

Resulta que hay un señor llamado Alan Kay, ya consagrado científico, ganador del Turing Award 2003 (que es como el oscar pero en ciencias de la computacion), premio que otorgaron a Dijkstra, Knuth, Rivest+Shamir+Adelman (RSA), y otros. Kay se embarco en un proyecto cuyo proposito es "Revolucionar la programacion".

Para variar, entre las cosas que hizo Kay, está el lenguaje Smalltalk que lo inventó mientras trabajaba para Xerox. Dicho sea de paso, este lenguaje revolucionó el mundo de la programación, con el denominado Object Oriented Programming (OOP) que basicamente se transformo en el paradigma de-facto para la industria de software (salvo uno que otro kamikaze que programa COBOL u otras yerbas), ojo, en el ambito academico hay muchos otros paradigmas recopados como el funcional, pero no me quiero ir de tema.

Entonces Kay Recibió un funding de la NSF para llevar a cabo un proyecto PARA REVOLUCIONAR LA COMPUTACION, asi, como lo digo. Y se lo grantearon.

Este es el informe de avance del primer año, donde cuentan los delirios que se les ocurrieron. Basicamente proponen:

  • Reinventar los sistemas operativos

  • Reinventar las conexiones entre redes

  • Reinventar los soportes de informacion

  • Reinventar todo



Como? Inventaron un Meta-meta language- language (lo escribo en ingles porque los modificadores directos tienen sentido solo en ese idioma) que basicamente es un lenguaje para escribir lenguajes, incluso para reescribirse a si mismo. Si, limaron.

Entonces comenzaron a reinventar todo, obviamente, con el concepto de que TODO, TODO es un objeto. Conexiones de red, documentos impresos, pdf. Todo combinable, ya que los objetos deberian poder recibir estimulos de otros objetos, y saber responder, todo con mensajes. O sea, que un objeto deberia poder hacer SOLO lo que su interfaz (de objeto) le permite.

Es muy largo el informe, y sinceramente parece de ciencia ficcion al principio, pero a medida que vas leyendo no podes creer lo que estan haciendo.

Cada vez mas convencido, si este tipo levanta un dedo, es porque tiene algo para decir, ninguna pavada.

Les recomiendo, leanlo. Por mi parte a medida que pueda seguir les voy a contar mas.

Ahh, otra cosa, Kay tambien invento cosas como Etoys para enseñar a programar a los chicos, ya que tambien da clases en escuelas primarias, enseñando programación. En el informe (entre tantas cosas) dice que "los chicos deberian aprender a programar en el mismo momento en el que aprenden a escribir". Loco? en 20 años vemos.

Que lo disfruten!

Toda la info del proyecto en : http://www.vpri.org/html/work/ifnct.htm

gutes