Manuel Kaufmann (Humitos): Cebras en Sucre, Bolivia

Caminando por las calles de Sucre nos encontramos varias veces con Cebras. ¡Sí, cebras en la calle!

Durante un par de días nos preguntábamos: "¿Qué catso hacen estos tipos disfrazados de cebras en el medio de la calle y saludando a la gente?". Hasta que un día, no aguantábamos más y nos detuvimos a preguntarles para qué estaban ahí.

Nos dijeron que es una campaña de educación vial desde el gobierno. Ellos simplemente tienen buena onda con los chicos, les dan algún que otro tip a los conductores y "ordenan el tránsito" amablemente. Igualmente, como todo, muchos no le dan ni bola.

Manuel Kaufmann (Humitos): Cochabamba latente

Luego de más de un mes de complicaciones, conflictos y donde nada nos salía bien, ¡llegamos a Cochabamba!.

IMG_20150805_130735.thumbnail.jpg

Recién llegados a Cochabamba: a salvo los 3

Junto a @EllaQuimica, tenemos muchísimas ganas de recuperar el tiempo perdido del último mes en el que estuvimos bloqueados en Sucre por el conflicto cívico que hubo en Potosi. Es por eso que estamos organizando la primera reunión aquí en la ciudad de Cochabamba para empezar a gestar todo lo que sucederá durante los meses de Agosto y Septiembre.

Invitamos a todas las comunidades regionales, así como también a particulares que estén interesados en colaborar en la organización de cualquiera de los eventos que hemos organizado y también a todo quien tenga ganas de aportar ideas nuevas.

La idea es juntarnos el Sábado 8 de Agosto en el café del mARTadero: La Mosquita Muerta a las 18hs para conocernos principalmente -ya que por suerte me ha contactado muchísima gente- hacer una pequeña presentación del proyecto Argentina en Python y comenzar con la propuesta de organización de diferentes eventos hacia las próximas semanas.

Personalmente, tengo muchas ganas de programar en Python, de conocer gente con buena onda, de hacer un Mapatón (o similar) de OpenStreetMap, conocer la situación actual de Bolivia con el Software Libre, hacer amigos, seguir inmersos en su cultura y charlar harto (como dicen aquí)

Así que, si te copa la idea, ¡sumate a esta reunión y cambiemos el mundo juntos!

Manuel Kaufmann (Humitos): Confidencialidad médica: cero

En Posadas, Misiones, Argentina fuimos 3 veces al hospital. La primera porque yo me pesqué una gripe infernal que me dejó 7 días de cama. Entre esos días que no servía para nada, pasó el PyDay Apóstoles en donde me costó mucho ponerle onda durante toda la conferencia. Por suerte, para el momento de mi charla, desperté y brillé (?).

La segunda vez, bueno, creo que no puedo contar públicamente porqué fuimos al hospital. De cualquier manera, Johanna se encargó de contarlo públicamente en el hospital ya que para poder tener acceso a una consulta tenés que decir porqué fuiste a una persona que está detrás del mostrador:

IMG_20150528_141859.thumbnail.jpg

Johanna explicando porqué estábamos en el hospital

Digo que ella se encargo de hacerlo público a todas las personas que estaban en el hospital, porque uno cuando llega para que le den un turno en el consultorio, tiene que explicarle a la médica que está de turno detrás de ese mostrador cuál es el problema/inconveniente que tiene y, de acuerdo a eso te derivan a uno de los médicos que está de guardia.

Entonces, vos tenés que explicarles a la luz de todos que tenés un problema vaya uno a saber dónde y que por eso estás en el hospital.

Es la primera vez que veo un hospital que se maneja así y me parecio muy raro. Desde chico me han dicho que existe algo que se llama "confidencialidad médica" en dónde el paciente y el médico tienen una especie de relación secreta en la que el médico no puede andar contando por ahí cuáles son los problemas de los pacientes que atiende.

La tercera vez que fuimos al hospital, creo que tampoco quiero contar más públicamente aún porqué fue. Estos dos datos me los guardo para los que nos han conocido más de cerca durante ese período que estuvimos en Posadas.

Y además, va a ser un buen material luego para el libro: "Los secretos de Argentina en Python que nunca conociste".

Manuel Kaufmann (Humitos): Tenerlo todo y no tener nada

Tenerlo todo y no tener nada. ¿En qué se diferencian? ¿Qué es tenerlo todo para algunos? y ¿Qué es no tener nada para esos mismos? Incluso, "Tenerlo todo y no tener nada", ¿cómo se interpreta?

En estos días de estar viviendo en el corazón del Mercado Campesino de Sucre, un lugar completamente tomado por la población (desconozco la historia) dónde los miles de carritos de comida y de puestos de verduras están desparramados sobre la calle, que disminuye notablemente la circulación, y la gente trabaja en condiciones muy precarias... He estado pensando bastante en lo que estoy haciendo y las necesidades que tenemos.

Ya he pasado algunos momentos preguntándome lo mismo, e incluso he escrito al respecto. Hoy me encuentro alquilando un departamento por Bs 200 / 9 días = Bs. 22.22 por día. Lo que da un aproximado de USD 3.22 por día. El departamento no tiene nada de nada, vino completamente vacío: sin camas, cocina, heladera, etc. Por suerte, el primer día el señor que nos alquila (que tiene una despensa en la planta baja) nos prestó un colchón, una mesa de camping y dos silla. Esto, sumado al anafe eléctrico que tenemos y nuestro equipo básico de cocina y alojamiento en camping, es lo que nos ha permitido alquilar este departamento de forma económica y mantenernos de más cómodos durante estos últimos 6 días aquí en Sucre.

IMG_20150724_093912.thumbnail.jpg

Desayunando en el departamento

En estos días he estado pensando muchísimo en ¿Cómo mejorar el alcance y proyección de Argentina en Python?, sus problemas, posibilidades laborales para apoyarlo, y un sin fin de cuestiones personales. Leyendo muchos artículos de gente que hace trabajos hermosos para la comunidad y que están cambiando el mundo, aunque quizás no lo sepan o muchos no se hayan enterado todavía. Esa gente está acá, no viene de otro planeta ni tampoco está en países que vemos lejísimos. Puede ser que sea tu amigo más cercano, o alguien con quien chateás todos los días en el canal de #pyar. Incluso, ¡podés ser vos!, sí, vos, el que está leyendo este artículo. Toda esta información ha ido haciendo sus huecos dentro de mi cabeza y me han surgido ideas para nuevos proyectos, artículos del blog, dibujos, videos e incluso hasta un pequeño cortometraje.

De nuevo, en estos días, con nada para muchos y todo para algunos muy poquitos, he crecido en diferentes direcciones, he pensado mucho sobre la situación que el pueblo de Potosí está viviendo, he leído muchos diaros locales, hemos salido a buscar trabajo y hemos entendido muchas cosas sobre un pueblo desconocido para nosotros. Su forma de ser, sus necesidades básicas (que distan muchísimo de las que nosotros consideramos básicas en Argentina) y todo esto me ha hecho replantear nuevamente aquello que escribí: ¿Qué necesitamos para vivir?

Aquí, en un cuarto de 6x3 metros con baño compartido he sido creativo, me he alimentado mejor que en muchos otros lugares, he llorado, he reído y me he sentido más cómodo que en otros lugares donde lo tengo todo. Ese todo que también implica tener miles de distracciones y al final quedarse encerrado en la nada misma. Hay que saber manejarlas para no caer en ello...

Cada tanto, tenemos WiFi gracias a una red pública que aparece en determinados horarios (sobre todo a la mañana temprano y luego a la noche). En esos momentos aprovechamos para actualizarnos y estar en contacto con la comunidad de Python Argentina. Leemos el diario, las noticias que llegan por Twitter, el mail e intentamos bajar todo lo más que se pueda para luego leerlo sin conexión.

IMG_20150724_093752.thumbnail.jpg

Momentos de actualización

Así, con todo durante algunos días y nada durante semanas he venido viviendo los últimos 2 años de mi vida. Esto me ha permitido concentrarme en las cosas que necesito en el momento en el que las necesito, me ha enseñado a manejar esas distracciones y a aprovechar los momentos en los que tengo todo para hacer cosas específicas y disfrutar de mí mismo o de hacer nada: mirar una película estúpida. Sí, al vivir tantas emociones diferentes todos los días, a veces me pasa que necesito hace nada o algo que sea completamente estúpido para que la mente se relaje. Es ahí entonces, en esos momentos donde lo tengo todo (un televisor led de 52'') cuando me miro la comedia más estúpida que tenga en mi disco, me relajo y pongo mi mente en 0 para volver a empezar al día siguiente con las ideas más delirantes que hayas escuchando alguna vez:

Mamá, ¡me voy de viaje por el mundo a compartir el conocimiento que Python Argentina me ha dado en los últimos años!"

Manuel Kaufmann (Humitos): Discriminados en Bolivia

Debido al paro cívico que se está viviendo en Potosí desde hace más de 20 días, el enfrentamiento con la policía en la ciudad de La Paz y los bloqueos en todas las rutas que conectan a Potosí con el resto de Bolivia, nos hemos tenido que quedar más tiempo del esperado en Sucre y no hemos podido organizar nada de lo que teníamos planeado para hacer aquí en Bolivia.

Para aprovechar el tiempo que sabíamos que íbamos a estar varados aquí, esperando alguna solución, estuvimos buscando alojamiento y trabajo (por parte de Johanna) y así empezar a recuperar un poco de su inversión para poder continuar viaje.

En otras oportunidades, en San Bernardino, Paraguay, hemos estado mirando los diarios digitales y viendo si había posibilidades de "cuidar casas". De esa forma, estaríamos resolviendo el tema del hospedaje y además colaborando con gente que requiera algún trabajo de mantenimiento en su vivienda.

Para nuestra fortuna, aquí en Sucre encontramos este aviso en los clasificados:

IMG_20150714_144623.thumbnail.jpg

Clasificado del 14 de Julio

Fuimos diréctamente al lugar sin llamar previamente. Una vez allí nos dicen desde un primer piso inmediatamente luego de vernos, medio gritando: "Ya hemos tomado". Le decimos si por favor puede bajar ya que había un cartel por habitaciones también. Baja, nos muestra las habitaciones, nos da mil vueltas con el tema del trabajo (ese "Ya hemos tomado"), nos aumenta zarpadamente el precio por ser 2 para la habitación y el ambiente de conversación ya no era para nada agradable.

OK, nos fuimos medio sospechando de que algo andaba mal ya que Johanna había ido a muchísimos otros trabajos con anterioridad y siempre le decían lo mismo: "Ya hemos tomado". Lo cuál, ya nos hacía dudar mucho.

Por la noche, llamamos al otro número que había en el cartel que estaba pegado en la puerta de esa casa que había que cuidar: ¿Cómo? ¿No era que ya habían tomado? Entonces, ¿para qué sigue estando el cartel ahí? Al llamar, nos atiende un señor y nos dice que el puesto estaba libre y que vayamos al otro día a las 10 de la mañana. "¿Eh? ¿Posta? ¿Te dijo eso? ¿No era que ya habían tomado?" -le decía yo a Johanna.

Bueno, sospechábamos que la señora que nos atendió no era la dueña y que por alguna razón no quería que nosotros tomemos el laburo. Pensamos por un momento que quizás ella estaba a prueba y que si alguien más se presentaba ella podía perder el trabajo. En fin, dejamos de pensar tanto y fuimos a ver qué nos decía el señor.

Al llegar a la hora, nos atiende la misma señora y según Johanna nos reconoce (yo ni me acordaba como era la cara) y nos dice: "Ya hemos tomado hoy de mañana temprano". Eran las 10hs y nosotros teníamos pactada una entrevista con el señor, que suponíamos que era el dueño del lugar, y el que buscaba el personal. Le decimos que por favor llame al señor ya que queríamos preguntarle otras cosas.

Pasamos más de 10 minutos esperando sentados en la puerta y el señor no aparecía. Decidimos llamarlo por teléfono y resulta que la señora no le había dicho nada al final. El tipo estaba ahí adentro de la vivienda: nos dijo que salía en un ratito.

Pasan unos 3 a 5 minutos y aparece el señor con el que habíamos hablado para la entrevista, lo saludamos y al empezar a hablar inmediatamente nos dice: "¿De dónde son ustedes?" y luego "Ya hemos tomado". Insitimos un poco sobre porqué sigue apareciendo el anuncio en el diario y nos dice: "El anuncio no va a volver a aparecer"

Una semana más tarde, charán: el anuncio renovado :)

IMG_20150726_113510.thumbnail.jpg

Anuncio en clasificados "Correo del Sur" del 26 de Julio

Esto es solo un ejemplo de las situaciones que hemos vivido aquí en Sucre cada vez que hemos ido a preguntar por trabajo u alojamiento. Nos dan un montón de vueltas hasta que nos terminan diciendo que no nos van a aceptar por ser extranjeros o bien nos siguen mintiendo hasta el último momento.

Con el pasar de los días encontré este logo en muchísimos productos bolivianos y me hizo pensar: "Esto explica muchas situaciones de discriminación vividas en los últimos días"

IMG_20150725_174309.thumbnail.jpg

Sopa de Maní con el lema: "Consume lo nuestro. Emplea a los nuestros"

Sinceramente hemos tenido hermosas experiencias con la gente que hemos conocido en Bolivia a través de CouchSurfing y por otros medios. Sin embargo, la gente que ofrece laburo y/o alojamiento no nos ha tratado para nada bien.

Manuel Kaufmann (Humitos): Prolongador internacional

Aquí, con ustedes, el prolongador internacional.

De izquierda a derecha: la ficha negra la compré en Uyuni en Julio de 2015 por Bs. 5. El cable blanco $12 en San Clemente del Tuyú, allá por Marzo de 2014. Y finalmente, el toma exterior lo compré cuando estuve en Córdoba en Julio de 2014 por $8 (creo).

IMG_20150726_123359.thumbnail.jpg

Un pedazo de cada lugar

Este prolongador nos ha venido alimentando energéticamente por más de dos años :)

Juanjo Conti: Glider Gun en thewalnut.io

This week in walnutland…

Después de mi implementación inicial del juego de la vida en walnut, me dieron ganas de implementar un patrón más complejo: el Gosper Glider Gun.

Me frenaba el hecho de que el setup del estado inicial es bastante a mano aún, pero las ganas fueron más y un día le dediqué una hora a cargar las celdas necesarias.

Cuando le di play, se cortó a los dos pasos: primero pinchaba por temas de memoria y luego de unos cambios por tiempo de ejecución :(

Ahora tenía que escribir una versión más optimizada del juego de la vida de Conway. La versión a la que llegué funcionaba bien con patrones simples, pero con el Glider Gun degeneraba mal. Fisa, uno de los desarrolladores de thewalnut.io me ayudó a debugearlo y antes de que termine el día pude ver el ejemplo corriendo:

Glider Gun

Manuel Kaufmann (Humitos): Fideos a la Oshtrish

Durante nuestra estadía en la casa de Rolando a través de CouchSurfing él alojó a otras dos chicas de Austria que también se quedaron varadas en Sucre debido a los conflictos que hay en Potosí con los mineros de COMCIPO.

Hablando del lado positivo, estas chicas (Doris y Johanna) nos prepararon unos fideos con una salsa (bastante pobre) de repollo y cebolla que estaba muy rica, pero le faltaba algo. Digo, era una nueva forma de comer los fideos y sacarles un nuevo sabor para nosotros. Sin embargo, le faltaba un poco de líquido, como que había quedado muy seco todo...

Busqué en internet y no encontré una receta de Austria que hable de la pasta y una salsa con repollo. Así que, como quería imitar ese sabor que era muy bueno, me diseñé mi propia receta: "Fideos a la Oshtrish"

IMG_20150722_141252.thumbnail.jpg

Plato "casi" terminado

Ingredientes

  • 1 cebolla mediana
  • 3 cebollas de verdeo
  • 2 dientes de ajo
  • 3 ramitas de apio
  • 1 manzana verde (pelada)
  • 1/2 repollo mediano
  • sal y pimienta
  • 250ml de vino tinto
  • 250g de carne picada
  • 7 ojitas peregil fresco
  • 400g de pasta

Preparación

Picar todo chiquitito en el órden que están descritos los ingredientes e ir echándolos en una sartén con un poco de aceite. No revolver hasta haber terminado de picar e introducir todo (hasta el repollo). Ahí revolver por primera vez. Esto hará que la cebolla, que fue lo primero que pusimos, se dore bien.

Salpimentar y luego de unos 5 minutos agregar el vaso de vino. Dejar cocinando a fuego bien lento durante unos 10 minutos mientras va rompiendo el hervor. Todo se hace mucho más consistente.

Agregar la carne picada y cocinar bien. Cuando esté cocinada la carne, agregar el peregil picadito fino y servir por encima de los fideos que fuimos haciendo en otra olla. ¿Qué? ¿No los pusiste a mitad de la salsa?

Facundo Batista: Cena Gurmé


El sábado a la noche hice en casa la "Cena Gurmé", una cena más elaborada de lo que hago normalmente cuando invito gente, para pocas personas (básicamente porque la mesa más grande de casa no es demasiado grande).

Esta es la invitación que les mandé a los pocos que tuvieron la oportunidad de venir:

Invitación a la Cena Gurmé

La idea de este post no es sólo contar que salió todo bien, que la pasamos bárbaro, que terminamos con la panza bien llena y agradecerle a Moni por toda la ayuda, sino pasar las recetas de cada plato.

Ahí vamos.


Bruschetas a los tres mares

Como podrán adivinar, son bruschetas. Tres. Y cuyo componente principal en cada caso se saca del mar :p

Antes que nada hay que conseguirse un pan rico en la panadería que se pueda cortar bastante en diagonal y obtener una pieza alargada. Luego mandar las fetas de pan al horno hasta tostar, rociándolos con aceite de oliva.

Para la primeras bruschetas armar una pasta con queso crema, jugo de limón, y rayadura de cáscara de limón (recuerden usar sólo la parte amarilla, la blanca es muy amarga). La pasta tiene que quedar con sabor alimonado, y no se tiene que notar la rayadura del limón (sino sería mucho! incluso sin verlos se sienten en boca).

Entonces, untar generosamente las bruschetas con esta pasta, y luego acomodar una buena porción de salmón rosado crudo. Completar con un poco de jugo de limón.

Bruschetas de salmón sobre crema alimonada

La salsa de las segundas bruschetas implica tener preparada de antes una provenzal casera, al menos con tres o cuatro días de anticipación para que sea sabrosa. Mezclarla con mayonesa y queso crema.

En el momento, saltear en aceite de oliva langostinos pelados, hasta empezar a dorar.

El armado es sencillo: una buena ración de la crema a la provenzal, dos o tres langostinos (en función del tamaño de los mismos y la tostada), y completar con algunas gotas de jugo de limón y un poco de perejil fresco picado en el momento.

Bruschetas de langostinos saltados sobre crema a la provenzal

La tercer tanda termina de subir en sabor, e incluso es caliente. El pescado en este caso son sardinas naturales (¡no en latas); yo conseguí unas portuguesas que vienen congeladas, en el Mercado Central... no sé en qué otro lado conseguirlas, mi segunda opción sería "la pescadería del supermercado" del barrio chino, en Capital (si conocés el barrio chino, sabés de qué estoy hablando ;). Y las conseguí enteras, así que las limpié (cabeza, cola, tripas), desespiné, y dejé listos por cada sardinas dos filetes.

Para poner sobre el pan, rehogar bien chiquito cebolla, ajo, y tomate. Los filetitos de sardinas también rehogarlos, que queden cocinados y calentitos, y armar así la bruscheta. Terminar rociándolas con aceite de oliva y un poco de perejil fresco.

Bruschetas de sardinas portuguesas naturales sobre colchón de rehogado de cebolla, tomate y ajo


Bondiola atrapada

Este es el plato principal, y lleva su tiempo armarlo. Tiene dos variantes, la más rica, y la apta para los que no les gusta la comida agridulce :)

Algunas horas antes (medio día, un día), cortar la bondiola en cubos (tamaño bocado) y meterlos en un tupper o una bolsa, para dejar macerar, con cerveza negra, ajo y perejil.

Pre-hervir papa (versión no-agridulce) y/o batata (versión rica), pero no que quede demasiado blanda. Poner un poco de sal, pero no mucha. También rehogar cebolla y cebolla de verdeo, salpimentar (de nuevo, ¡poca sal!).

Un rato antes de comer, luego del tiempo de macerado, saltar los cubitos de bondiola, e irlos separando. Levantar el fondo de cocción con salsa de soja (que es salada, por eso los avisos de arriba de guarda con la sal).

En unos cacharritos aptos para horno, poner una base de pedacitos de la papa (versión aburrida), o de la batata, agregando ciruela pasa (versión copada). Luego los pedacitos de carne y la cebolla, más lo que se levantó de la sartén. Si parece que queda "seco", no se preocupen.

Hacer una masa de pizza o de pan, y al final del amasado mezclar con romero. Con esta masa tapar los cacharritos de manera de cubrirlos bien y que sobre un poco en el borde. Les decía que no se preocupen si quedó seco, porque va a evaporar poco, y a la carne le quedan jugos para largar.

Meter los cacharritos en el horno, y dejar un rato, unos 15 o 20 minutos. Un ratín luego de meterlos, antes de que la tapa de masa se termine de cocinar, rociarla con aceite de oliva.

Sacar y servir caliente. ¡Guarda que quema!

Bondiolita macerada con batata y ciruela, terminada al horno en cazuela cerrada


Flan cara y ceca

Acá no hay muchos secretos, pero la clave está en hacer un buen flan. Con huevos, azucar, leche, etc., no una porquería de polvito, eh! Bien sabroso, como siempre lo hace Moni.

Servirlo con tu dulce de leche preferido, y crema chantilly de verdad (de nuevo, nada de porquerías de tubito en aerosol), batida un rato antes para que tenga heladera y quede en su punto justo (a mí me salió un poco chirla, debo reconocer).

Flan casero casero con dulce de leche regalado por hermana y crema Chantilly


Las bebidas

La gente llegó puntual, alrededor de una hora y pico antes que salieran las primeras bruschetas.

Arrancamos con un aperitivo refrescante. Como teníamos ganas de jugar, Lucio preparó algo que nadie sabía como hacer, pero con una base que habíamos elegido antes (pisco peruano, agua tónica, limón).

Con las bruschetas abrimos un vino blanco, bien fresco, que estuvo ideal para las primeras dos tandas. También se tomó cerveza.

Para la tercer tanda de bruschetas, y especialmente el plato principal, lo mejor es vino tinto. Lo que hice acá fue ofrecer unas seis o siete botellas distintas, y dejar que la gente elija lo que prefiera: empezamos con un Trumpeter malbec, seguimos con un Gascón reserva Cabernet Sauvignon... pero la idea es que elijan un poco en función del gusto de los comensales.

Para terminar, un cafecito rico :). ¡Provecho!