Juanjo Conti: Diario de vacaciones 2016, día 8

Hoy Ceci se levantó tarde así que yo desayuné dos veces. La primera wafles con caramelo y leche con chocolat y después piña y té de limón.

BBQ Party

Cuando salimos de la habitación camino al mar, pasamos por la pileta y escuchamos que empezaba la clase de aquaerobic. Me distraje mirando lo blanco de la piel de un cerdito norteamericano que estaba marmolado rosa en los lugares que no se había puesto protector y cuando volví a buscar a mi mujer ya había saltado al agua y agitaba en el aire un flota flota imitando al instructor.

Luego de la clase, todos los participantes salieron del agua bailando la conga camino a la playa donde se había montado un escenario para un show musical y varias parrillas.

El show no prometía mucho y la bbq es lo más distante de un asado, así que nos fuimos al mar.

Libros

Sigo de vez en cuando con El cometa Halley de Isaac Asimov pero es muuuuy aburrido. No parece escrito por él.

Tamién me bajé en epub Hojas de Hierva y El viejo y el mar.

Baile

A la noche después de comer se puede bailar en el patio jnto al bar bachata, merengue... y a veces, solo a veces cuarteto (que es con lo único que me defiendo). Hoy había música en vivo y tocaron dos temas seguidos. La rompimos.

La última taza

Esta noche le dejé una propina al cantinero del Sport Bar. Le debo haber pedido cincuenta tazas.

Vuelo

Mañana nos buscan a las 9 de la mañana. Volamos en el CM109 de las 12:27 rumbo a Panama. Ya hice el web checkin y tenemos buenos asientos (fila 6).

Juanjo Conti: Diario de vacaciones 2016, día 7

Hoy el mar también tenía bandera amarilla y el celular, además de decirnos que el lugar preciso en el que estábamos es Los Ranchitos, también nos dijo que se esperaba una llovizna para las cuatro. Peeero, tomamos un desayuno livinao y nos fuimos a la playa.

Para mí, liviano fue: un té de limón, dos wafles, piña y un pote de cereales.

Playa Bávaro

Caminamos a Playa Bávaro, que habiamos leído era la mejor de la zona. Protector solar y al agua. Estuvimos varias horas en el agua. Yo nadaba un poco mar adentro, flotaba, volvía. Después caminábamos un poco más y de nuevo al agua.

En un momento aparecieron las presagiadas nubes negras, pero el viento se las llevó rápido y no fueron más que unos minutos de llovizna. Nadar en el mar con llovizna está bueno :)

Misa pascual

La misa fue en una especie de salón de convenciones en el hotel de al lado. El tema es que nos habían dicho que estaba a tres minutos caminando cuando en realidad fueron quince. Por lo tanto, como para sentirnos en casa, llegamos tarde.

La misa fue bilingue aunque los sacerdotes no hablaban inglés. Le dieron una biblia en inglés a una de las yankees y ella leía algunas de las partes.

Fue raro porque no había altar, ni cruz. También fue raro que en la parte de la comunión no hicieron una fila, sino que el sacerdote pasó banco por banco entregando hostias... incluso a quienes no pensaban comulgar. Vimos a una chica que se fue con el cuerpo de Cristo en las manos sin saber que hacer :/

En el momento de la colecta iba a poner unos dólares, pero vi al sacerdote pasar con una bolsa de Walt-Mart. El resto de las personas (que habían llegado a tiempo) tenían un sobre de papel madera en el que habían puesto su ofrenda. Como yo no tenía, no puse. Por suerte, al final dijeron que la primer colecta era para los necesitados y que ahora harían una segunda para la Iglesia. Tamién pidieron si alguien sabía inglés, que lo repita traducido para que entiendan todos :/ Ahí pude poner.

Juanjo Conti: Diario de vacaciones 2016, día 6

Anoche se largó un "aguacero" mientras estábamos en el lobby. "Traé el paraguas, que va a llover", me había dicho la Ceci. "Pero noooo, si llueve yo después te los busco", fue mi respuesta. Así que así estaban las cosas, estaba yo viendo como llovía y Ceci se quiso volver a la habitación por lo que tuve que ir a buscar el paraguas bajo el agua.

La calle caribeña

Entre los hoteles hay algo llamado "la calle caribeña", una especia de callejón Diagon (seguro lo estoy escribiendo mal) de Harry Potter en la que se pueden conseguir elementos mágicos, como Gatorade.

También hay una farmacia, que es donde me habían dejado las fotos (?)

Masajes

Hoy en la playa se me ocurrió preguntar cuánto salía tomar un masaje. Los 25 minutos salen 40 dólares y los 55 minutos 60. Me pareció caro. En Argentina una sesión de masaje de una hora sale unos 130 pesos.

Teléfono

El teléfono de la habitación estaba con muchísimo ruido a fritura. Tanto que no se podía hablar. Hicimos el reclamo una par de veces y a la tercera llegó un técnico vestido de heladero que cambió el aparato. Cuando terminó, no solo no lo había arreglado sino que directamente no teníamos tono.

Ceci le preguntó por qué estaba tan apurdo. "Es que ya voy de salida". Le preguntó qué horario hacía. "De 9 a 6, con dos horas para descansar". Eran las 17:30 y le quedaban 4 reclamos con lo cual su apuro era entendible.

Pileta

Hoy rompimos una de nuestras reglas: no ir a la pileta si hay mar. En el mar había bandera amarilla y un viento que te tumbaba.

Hoy conseguí llegar a la habitación con un té sin que se me vuelque. El problema fue que me lo dieron preparado y recién cuando estaba llegando vi volar en el aire la etiquetita que decía "Lemon Tea". Ceci toma té negro. Cuando le pedí dije: "¿me das un té negro?". Temo que me hayan entendido "¿Me das un té, negro?" :)

Misa

Parece que mañana hay misa de Pascuas en una capilla en unhotel cercano. Mañana cuento que tal estuvo.

Manuel Kaufmann (Humitos): Jupyter, no me vuelvas loco

Este es un post de mierda, pero que quizás te salve una par de horas en caso de que tengas el mismo problema: "jupyter intenta utilizar un binario de python que no existe más"

En algún momento de mi vida creé 2 virtual envs, uno con la versión de 2 de Python y otro con la 3 en los que instalé Jupyter. Luego de unos cuantos meses, borré esos dos virtual envs y volví a crear uno solo para python 3 en el que instalé Jupyer con pip.

mkvirtualenv -p python3 jupyter
pip install jupyter

Sin embargo, cuando ejecutaba jupyter notebook me daba un problema de que no encontraba el binario:

File "/home/humitos/.virtualenvs/j/lib/python3.4/site-packages/jupyter_client/manager.py", line 189, in _launch_kernel
  return launch_kernel(kernel_cmd, **kw)
File "/home/humitos/.virtualenvs/j/lib/python3.4/site-packages/jupyter_client/launcher.py", line 123, in launch_kernel
  proc = Popen(cmd, **kwargs)
File "/usr/lib/python3.4/subprocess.py", line 859, in __init__
  restore_signals, start_new_session)
File "/usr/lib/python3.4/subprocess.py", line 1457, in _execute_child
  raise child_exception_type(errno_num, err_msg)
FileNotFoundError: [Errno 2] No such file or directory: '/home/humitos/.virtualenvs/jupyter-py3/bin/python3'

Por algún motivo está buscando el binario de python3 en un entorno virtual llamado jupyter-py3 (creado hace varios meses y borrado hace unos momentos).

Luego de una tediosa búsqueda encontré un archivo (/home/humitos/.local/share/jupyter/kernels/python3/kernel.json) en una parte del caché de mi sistema con este contenido:

{
    "language": "python",
    "argv": [
    "/home/humitos/.virtualenvs/jupyter-py3/bin/python3",
    "-m",
    "ipykernel",
    "-f",
    "{connection_file}"
    ],
    "display_name": "Python 3"
}

¿Qué hice? Lo borré. Problema solucionado.

Manuel Kaufmann (Humitos): Jupyter, no me vuelvas loco

Este es un post de mierda, pero que quizás te salve una par de horas en caso de que tengas el mismo problema: "jupyter intenta utilizar un binario de python que no existe más"

En algún momento de mi vida creé 2 virtual envs, uno con la versión de 2 de Python y otro con la 3 en los que instalé Jupyter. Luego de unos cuantos meses, borré esos dos virtual envs y volví a crear uno solo para python 3 en el que instalé Jupyer con pip.

mkvirtualenv -p python3 jupyter
pip install jupyter

Sin embargo, cuando ejecutaba jupyter notebook me daba un problema de que no encontraba el binario:

File "/home/humitos/.virtualenvs/j/lib/python3.4/site-packages/jupyter_client/manager.py", line 189, in _launch_kernel
  return launch_kernel(kernel_cmd, **kw)
File "/home/humitos/.virtualenvs/j/lib/python3.4/site-packages/jupyter_client/launcher.py", line 123, in launch_kernel
  proc = Popen(cmd, **kwargs)
File "/usr/lib/python3.4/subprocess.py", line 859, in __init__
  restore_signals, start_new_session)
File "/usr/lib/python3.4/subprocess.py", line 1457, in _execute_child
  raise child_exception_type(errno_num, err_msg)
FileNotFoundError: [Errno 2] No such file or directory: '/home/humitos/.virtualenvs/jupyter-py3/bin/python3'

Por algún motivo está buscando el binario de python3 en un entorno virtual llamado jupyter-py3 (creado hace varios meses y borrado hace unos momentos).

Luego de una tediosa búsqueda encontré un archivo (/home/humitos/.local/share/jupyter/kernels/python3/kernel.json) en una parte del caché de mi sistema con este contenido:

{
    "language": "python",
    "argv": [
    "/home/humitos/.virtualenvs/jupyter-py3/bin/python3",
    "-m",
    "ipykernel",
    "-f",
    "{connection_file}"
    ],
    "display_name": "Python 3"
}

¿Qué hice? Lo borré. Problema solucionado.

Manuel Kaufmann (Humitos): Entrevista: Fantásticas mentiras bailables

Durante la semana pasada estuve chateando un poco con "El Laucha". Un personaje mítico que conocí hace varios años atrás en un viaje de Rosario a Paraná, si mal no recuerdo. En ese entonces yo estaba con ganas de empezar a estudiar fotografía, y el flaco lo resumió en:

La fotografía es algo muy sencillo. Son tres cosas nomás: velocidad de obturación, diafragma y el ISO. El resto es ojo.

—El Laucha

Eso me quedó grabado durante mucho tiempo y finalmente le terminé dando la razón cuando estudié un poco más en serio fotografía. Me volví medio fanático de la Nikon D3000 que alcancé a comprar y me estudié todo. Bueh, esas tres cosas de técnica. Finalmente, lo que me faltaba era ojo porque de la cámara me sabía todos los trucos :(

Ese primer contacto con "El Laucha" por Facebook me hizo recordar toda esta historia y transportarme a Paraná y a las juntadas con mis amigos de circo por unos instantes. Finalmente, cuando coincidimos en tiempo pudimos chatear un poco más tranquilo e ir al grano. El motivo de la conversación: una entrevista desde un programa de radio llamado Fantásticas Mentiras Bailables donde yo debía contar un poco la historia de ser programador, circense y ahora estar viajando por latino américa. ¡Me encantó! Acepté enseguida por varias razones.

flyer.thumbnail.jpg

Flyer del día en el que salíamos al aire

  1. Iba a salir en un programa de Santa Fe, Argentina y nunca había sucedido eso.
  2. Si bien no había tenido la oportunidad de escuchar el programa con anterioridad, había escuchado hablar muy bien de él.
  3. Quería volver a charlar, aunque sea unos 10 minutos con mis amigos de esos pagos.
  4. No creo tener derecho a "decir que no" a una entrevista si alguien está interesado en lo que hacemos.

Coordinamos todo inmediatamente, a los pocos días hicimos una prueba por Skype, nos quedamos sorprendido de la buena calidad y dijimos: "Dale pa' delante que esto sale muy bien". Unos pocos días después de la prueba, intercambiamos algunas palabras más por chat y finalmente, la entrevista:

Espero que si te habías quedado con las ganas de escuchar esta entrevista, ahora lo puedas hacer. Y si no sabías nada, te estés enterando y la disfrutes. Creo que la única persona interesada en su momento fue Juanjo, y yo le prometí que la iba a subir. Aquí está.

Manuel Kaufmann (Humitos): Entrevista: Fantásticas mentiras bailables

Durante la semana pasada estuve chateando un poco con "El Laucha". Un personaje mítico que conocí hace varios años atrás en un viaje de Rosario a Paraná, si mal no recuerdo. En ese entonces yo estaba con ganas de empezar a estudiar fotografía, y el flaco lo resumió en:

La fotografía es algo muy sencillo. Son tres cosas nomás: velocidad de obturación, diafragma y el ISO. El resto es ojo.

—El Laucha

Eso me quedó grabado durante mucho tiempo y finalmente le terminé dando la razón cuando estudié un poco más en serio fotografía. Me volví medio fanático de la Nikon D3000 que alcancé a comprar y me estudié todo. Bueh, esas tres cosas de técnica. Finalmente, lo que me faltaba era ojo porque de la cámara me sabía todos los trucos :(

Ese primer contacto con "El Laucha" por Facebook me hizo recordar toda esta historia y transportarme a Paraná y a las juntadas con mis amigos de circo por unos instantes. Finalmente, cuando coincidimos en tiempo pudimos chatear un poco más tranquilo e ir al grano. El motivo de la conversación: una entrevista desde un programa de radio llamado Fantásticas Mentiras Bailables donde yo debía contar un poco la historia de ser programador, circense y ahora estar viajando por latino américa. ¡Me encantó! Acepté enseguida por varias razones.

flyer.thumbnail.jpg

Flyer del día en el que salíamos al aire

  1. Iba a salir en un programa de Santa Fe, Argentina y nunca había sucedido eso.
  2. Si bien no había tenido la oportunidad de escuchar el programa con anterioridad, había escuchado hablar muy bien de él.
  3. Quería volver a charlar, aunque sea unos 10 minutos con mis amigos de esos pagos.
  4. No creo tener derecho a "decir que no" a una entrevista si alguien está interesado en lo que hacemos.

Coordinamos todo inmediatamente, a los pocos días hicimos una prueba por Skype, nos quedamos sorprendido de la buena calidad y dijimos: "Dale pa' delante que esto sale muy bien". Unos pocos días después de la prueba, intercambiamos algunas palabras más por chat y finalmente, la entrevista:

Espero que si te habías quedado con las ganas de escuchar esta entrevista, ahora lo puedas hacer. Y si no sabías nada, te estés enterando y la disfrutes. Creo que la única persona interesada en su momento fue Juanjo, y yo le prometí que la iba a subir. Aquí está.

Juanjo Conti: Diario de vacaciones 2016, días 4 y 5

En casa cuando Ceci me pide un té, camino a la cocina y se lo preparo. Si no salimos en todo el día, puede llegar a pedirme unos 10/15 tés.

Al vije trajimos una caja de té La Virginia pero omitimos la pava eléctrica, por lo que cada vez que quiere un té (como dije, consume mucho) tengo que caminar unos trecientos metros hasta uno de los bares, pedir una taza con agua caliente y dos sobrecitos de azúcar y caminar de regreso los trecientos metros (n los que siempre vuelco entre uno y dos centímetros de agua y me quemo los dedos).

Hay básicamente tres lugares de dónde puedo obtener agua caliente: el comedor, un bar junto a la pileta y el Sport Bar. Cecilia ya determinó que cuando le hago un té de alguno de los dos primeros lugares el té sale "con gusto a café", por lo que me pide que vaya al Sport Bar, que de los tres es el lugar más cerca pero tiene el problema de que el aire acondicionado está al mango y hace un frío de cagarse por lo que tengo que llevarme abrigo para entrar. Osea que el ritual diario que ejecuto (por ser piadosos, digamos diez veces por día) es: bajar la escalera (estamos en el piso uno), caminar tres cuadras (de hotel) con el buzo en la espalda bajo el sol calsinante, ponerme el buzo, entrar a la Siberia, pedir "una taza con agua caliente y dos sobrecitos de azúcar", salir, apoyar la taza en una mesa, sacarme el buzo, volver a caminar las tres cuadras haciendo equilibrio (¿ya les dije que hasta ahora siempre pero siempre me quemé?), subir las escaleras, sacar la llave del bolsillo, apoyar la taza, girar la llave, empujar con la cola la puerta (que se cierra sola), estirarme para agarrar la taza, entrar, apoyarla en la mesita de luz y preparar el té.

Libros

Hasta ayer pensaba que me había traído muchos libros al pedo, pero resultó que surgió tiempo para lectura y en un día lei la novelita "Que de lejos parecn moscas" de Kike Ferrari y ahora me estoy etreteniendo con un libro sobre el cometa Halley de Isaac Asimov.

Comida

Ceci estaba medio mal del estómago por lo que quiso comer lo que come cuando está así en Argentina: arroz blanco super hervido y bife de pollo a la plancha. El problema es que en los all-inclusive, si bien es verdad que abunda la comida, la comida que abunda no es la más sana del mundo (creo que ya comenté que en ese aspecto de la hotelería vamos para atrás por que no tomamos alcohol ni comemos a reventar). El problema entonces era conseguir "el plato prometido".

Llegué al comedor y manotié una porción de pizza para ir comiendo durante el operativo (muy buena la masa). El arroz que se ofrece en el bufete está hervido con aceite por lo que está descartado. Le pregunté a uno de los cocineros y me ofreció "arroz de suhi", que está hervido solo en agua pero tampoco tiene sal. Good enough. Agregué al plato unas rodajas de lo que parecía pechuga de pollo asada.

Caminé con mi plato hasta el Sport Bar, donde recordaba haber visto un horno microondas (en el comedor no tenían) pero cuando entré no estaba. Pregunté y me dijeron que se había roto. Le pregunté a la moza si había alguno en otro lugar y nuevamente negativa. Cuando me estaba yendo abatido me chista y me hace señas para que vuelva. "Andá al Mama Juana y pedí que te lo calienten en el horno", me dijo. "Pero no le digas que yo te dije", me advirtió".

Fotos

Hoy fui a buscar las fotos que nos sacamos en Isla Saona. No sirvo para modelo, cuando tenía que poner cara sexy me reía: https://www.facebook.com/juanjoconti/media_set?set=a.10208878743476733.1073741882.1559082191

Juanjo Conti: Diario de vacaciones 2016, día 3

Si ayer me levanté temprano, hoy me levanté una hora antes. Todavía era oscuro. Quise prepararnos un desayuno y algo para llevar pero el comedor habría recién a las seis. Por suerte el Sport Bar estaba abierto y conseguí dos tés.

A las seis salimos de la habitación y preparamos un tupper lleno de sanguches mientras nos tomábamos una chocolatada. Mi idea para el post de este día era escribirlo "en vivo", por eso cargué la netbook en la mochila.

No lo hice. Apenas subimos a la camioneta que nos llevaría a Santo Domingo quedé mosca. Antes de dormirme, vi subir a dos chicas que (oh casualidad) también viven en Santa Fe, fonoaudiólogas ellas (este dato es importante al final del post).

Santo Domingo

Visitamos principalmente la parte colonial de la ciudad, "la casa de Colón", "la casa de los gobernadores", una catdral que ya no era catedral (con muchas tumbas) y una catedral que sigue siendo catedral (con menos tumbas, pero más importantes (?): cuenta con la de Bolivar, el antepasado (el primero en llegar a América) del libertador).

Al medio día comimos en el hotel Barceló de la ciudad (agrego a mi lista de comidas selectas del viaje al "arroz con leche con canela").

Por la tarde pasamos por el faro de Colón (este puede no ser el nombre exacto), donde están sus restos, y por el parque nacional (nos aclararon que ya no es más válida esta denominación porque no es lo suficientemente grande, pero no recuerdo la denominación actual) Los tres ojos (?), que son 4 ojos de agua (tres bajo tierra). Acá nos pegaron una currada de 5 dólares divertida: cuando estábamos bajando el guía nos dice que el cuarto lago no se suele visitar porque lleva "mucho tiempo", "hay que cruzar en un barquito", pero ya que nuestro grupo es pequeño vamos a hacerlo. "El barquito tiene un costo de un dólar por persona que yo ya pagué mas lo que me quieran dejar de propina". El barquito era una balsa en la que hicimos cien metros :)

Vacaciones

A la vuelta me volvi a quedar dormido (me dolía un poco la cabeza así que me tomé un Tafirol que me funcionó muy bien (basicamento el único medicamento que uso es Novogeniol y ultimamente no se consigue más). Cuando me desperté charlamos con las fonoaudiólogas y cuando saltó el dato de que era programador, ocurrió lo que suele ocurrir: "tenemos una idea para hacer una aplicación". Las chicas trabajan con niños con parálisis cerebral y las aplicaciones que describían se mapeaban automáticamente en mi mente en juegos sencillos que podría crear usando la librería PyGame. Les dije que iba a pensar en sus aplicaciones, pero lo que en realidad quería hacer era tener un par de horas libres en lobby del hotel para bajar la librería y programar una pruea de concepto.

Fotos: https://www.facebook.com/juanjoconti/media_set?set=a.10208876290375407.1073741881.1559082191&type=3&uploaded=55

PS: Saludos para Hernán, el único lector que se tiene esta serie.